El vehículo autónomo de Google estará pronto en carretera

Prototipo de vehiculo autónomo de Google
vehículo autónomo de Google

Prototipo de vehiculo autónomo de Google

Cuando hablamos de coches que nos llevan de un lado a otro sin necesidad de que un conductor los dirija nos da la impresión de que evocamos secuencias del cine de ciencia ficción al mas puro estilo de Blade Runner de Ridley Scott. Pero en realidad estos vehículos han saltado la barrera de la pantalla y en menos de un año podríamos tenerlos entre nosotros.

Todo ello gracias al proyecto que Google desarrolla desde el año 2005, con el ingeniero alemán Sebastian Thrun a la cabeza, como director del Stanford Artificial Intelligence Laboratory. Dicho proyecto está basado en el diseño de un prototipo de coche sin conductor. O mejor dicho sin conductor humano, ya que es dirigido por un software diseñado por la compañía al que únicamente hay que indicarle nuestro destino.

Una característica muy llamativa de los primeros prototipos era la falta de volante y pedales para acelerar y frenar, ya que no eran necesarios dada la total autonomía del vehículo. Pero en este aspecto chocaron frontalmente con la legislación que ha aprobó reciente mente el estado de California, donde vienen realizando sus pruebas. Ya que exigen que cualquier tipo de vehículo autónomo sin conductor debe poseer dichos elementos para en caso de ser necesario un conductor humano pueda tomar el control del vehículo en cualquier momento. Es por ello que Google ha tomado la determinación de reincorporar volante y pedales al prototipo.

También hay otros países que comienzan a ajustar su legislación para dar cabida a vehículos autónomos, como es el caso del Reino Unido. El ejecutivo de James Cameron viene preparando la legislación para que dichos vehículos puedan circular por sus calles antes de enero de 2015.

En contrapartida de todas las ventajas expuestas se puede decir que a este prototipo le queda mucho por avanzar todavía. Ya que algunos estudios presentados recientemente muestran algunos de sus puntos flacos, como por ejemplo:

La falta de capacidad del sistema para conducir con condiciones meteorológicas adversas. La mayoría de las pruebas han sido realizadas sin lluvia por seguridad. Ni que decir tiene lo imprevisible de conducción en entornos con nieve o placas de hielo.

El sistema todavía no está adaptado para esquivar baches o imperfecciones de la carretera. Con el consiguiente deterioro que este aspecto puede conllevar para el vehículo. Así como la inestabilidad que esto puede provocar en la conducción.

Puede esquivar a peatones y tiene en cuenta a agentes de tráfico, pero no tiene en cuenta todo su entorno. De tal modo que si un agente de tráfico le hiciera señales para que se detuviera desde una acerca el vehículo continuaría con su marcha impasiblemente.

Es por ello que llegamos a la conclusión que este vehículo autónomo de Google es un proyecto muy atractivo, pero que todavía tiene un largo camino hasta llegar a considerarse un medio de transporte totalmente seguro y que, de esta forma un uso pase a convertirse en indispensable y mayoritario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *