Un estudio demuestra: ¿ciencia o publicidad?

Estudios científicos sobre lácteos. (Foto: www.nutricion.pro)
Estudios científicos sobre lácteos. (Foto: www.nutricion.pro)

Estudios científicos sobre lácteos. (Foto: www.nutricion.pro)

Un estudio demuestra. ¿Cuántas veces hemos escuchado o leido estas tres simples palabras como sinónimo de la verdad absoluta e incuestionable? Alguien ha realizado un análisis tan exhaustivo, ecuánime y perfecto que no cabe hueco para el error. Las empresas utilizan estos reclamos o incluso los gobiernos para indicarnos que es lo que debemos creer o que es lo que debemos comprar.

Muchos productos especialmente lácteos y cremas se anuncian con supuestos estudios para reforzar la mentira que se nos vende. Y sin embargo continuamente aparecen estudios contradictorios, que dejan al público aturdido y sin un rumbo epistemológico claro. Por lo tanto es necesario, arrojar algo de luz en este estéril desierto de dudas. ¿Qué es un estudio? Es lo primero que hemos de describir con precisión. Un estudio consiste en recopilar resultados consecuencia de una serie de experimentos encaminados a dilucidar una cuestión. Los resultados, si el estudio es lo bastante bueno, vendrán publicados en una revista especializada, de mayor o menor portada mediática. Ahora bien, significa que esos resultados han escrutado la verdad hasta sus cimientos. La respuesta es simple y demoledora: absolutamente no. En cualquier ciencia que se precie de serlo, antes de poder siquiera tener la osadía de hablar de tendencia o aproximación a la realidad, se ha compilado los resultados de cientos o miles de estudios publicados en revistas especializadas. Solo en ese momento se vislumbra una sombra de la realidad, y los científicos (entendido en el sentido más amplio de la palabra) saben que además las “verdades” tienen fecha de caducidad, con el tiempo y otra marea de estudios irá moldeando la percepción de las mismas.

Cremas antiedad (Foto: belleza.facilisimo.com)

Cremas antiedad. (Foto: belleza.facilisimo.com)

Un estudio de por sí no vale absolutamente nada,  no nos puede servir de escusa para justificar algo. Dicho esto hay ciertos detalles que merece la pena comentar. Hay estudios y estudios. Así tenemos los estudios hechos para los lácteos sobre sus supuestos “beneficios para la salud” o las cremas antiedad, realizados en su mayoría con ínfimos grupos de gente 15 – 60 personas en períodos de tiempo de semanas. Que tienen un grado 0 de validez tanto por lo escaso del número de personas que analizan como por que ignoran completamente los desconocidos efectos a largo plazo. ¿Es tan sano comer ese yogurt 5 años seguidos?, ¿qué le sucede entonces a tu intestino? Además nada se habla de las metodologías seguidas (¿cómo miden en los estudios para los yogures que el sistema inmune se ha fortalecido o que la digestión se ve favorecida?, ¿con que criterios pueden afirmar algo tan difícil de medir?) o de si tienen controles negativos y positivos para contrastar sus datos. De hecho casi nunca aparecen artículos científicos asociados a los mismos (ya que jamás sería admitidos por una revista medianamente seria) y en su mayoría no son dignos ni de llamarse estudios.  Digamos que son partes de la publicidad hechas a medida para poder vender un producto pero poco más. Sin embargo otros estudios, como el ya famoso estudio de China realizado por el Doctor Campbell, realizado durante más de 30 años con unas 600.000 personas, el más serio y mejor realizado hasta el día de hoy en materia de nutrición humana, es continuamente denostado por revelar cosas incomodas. En resumidas cuentas, la próxima que alguién nos espete con la frase: un estudio demuestra, seamos críticos y tratemos de adivinar que es lo que nos intentan vender.

El estudio de China, realizado por el doctor Campbell.

El estudio de China, realizado por el doctor Campbell.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *