San Valentín, una buena excusa para viajar

Bonita estampa tomada en un parque a las afueras de Oporto.
Bonita estampa tomada en un parque a las afueras de Oporto.

Bonita estampa tomada en un parque a las afueras de Oporto.

Mañana 14 de febrero se celebra en muchos lugares del mundo el día de los enamorados o San Valentín (también en algunos sitios el día de la amistad), algo que se ha convertido en parte en un día prefabricado por los comercios y restaurantes que animan a la gente a comprar y consumir.

Realmente la gente ¿conoce el origen de San Valentín? Esta festividad tiene su origen en las zonas mediterráneas donde estuvo asentado el pueblo romano. Cuenta la historia  que durante finales del siglo III o principios del IV un sacerdote de origen cristiano llamado Valentín casaba en secreto a los soldados que pertenecían al imperio romano, algo que desde los dirigentes del ejército estaba muy prohibido porque pensaban que los hombres casados bajaban su rendimiento en el combate. Valentín, que con su acto fomentaba el amor cristiano entre parejas, fue decapitado un 14 de febrero por desobedecer a los altos dirigentes romanos.

Así que poco a poco la fiesta de San Valentín se fue convirtiendo en una tradición que recordaba el amor en pareja, en matrimonio y en familia, aunque en la actualidad se haya derivado en tradiciones que poco o nada tienen que ver con el origen real de la festividad.

Pero todavía queda gente que se sale de ese rol que nos marca la sociedad y o bien no le da mucha importancia a ese día o lo celebra de una forma diferente. Y qué mejor que hacerlo con un viaje, desde Quemarropa hemos elegido tres destinos con un encanto especial, ideal para viajar en pareja o porque no, con amigos:

Atardecer en el Gran Canal de Venecia.

Atardecer en el Gran Canal de Venecia.

Venecia

Esta pequeña ciudad del norte de Italia formada por numerosas islas es la ciudad romántica por excelencia, un lugar único en el mundo y totalmente diferente al resto. Tan solo con dar un paseo por sus callejones y rincones, dar una vuelta en góndola, tomar un gelato en la Plaza de San Marcos o ver el atardecer desde el Gran Canal, será suficiente para enamorar a cualquier viajero que quedará prendado del encanto especial que desprende esta población italiana.

 

Panorámica de la ribera del río Duero, Oporto.

Panorámica de la ribera del río Duero, Oporto.

Oporto

Situada en el norte de Portugal junto a la desembocadura del río Duero, Oporto transmite al viajero sensaciones muy agradables. Con su aire decadente y su vida en la calle, la ciudad es ideal para conocerla andando, pasear por sus estrechos callejones y viejas calles cargadas de historia y nostalgia, ver un atardecer desde la ribera del río, visitar el viejo y encantador Mercado do Bolhao o degustar un sabroso vino de Oporto. Estas son algunas de las razones que dejaran al visitante encantado de esta ciudad con aire romántico.

 

Uno de los rincones de la Alhambra, Granada.

Uno de los rincones de la Alhambra, Granada.

Granada

La capital del último reino andalusí en la península Ibérica es un destino mágico que todo el mundo debe de visitar. Situada en el sur de España, a los pies de Sierra Nevada, Granada es una de las ciudades con más historia y cultura del país, una mezcla de raíces árabes y cristianas que hacen de este lugar algo único en el mundo. Visitar la majestuosa Alhambra, perderse en los callejones del barrio árabe del Albayzin, su ambiente festivo, sus típicas y tradicionales tapas o disfrutar del atardecer desde el mirador de San Nicolás, convierten este destino en uno de los más especiales para cualquier pareja.

 

Fotografía: Antonio Muñoz Hernández.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *