Ruth Brown y el arte de la música racial

Ruth Brown

Ruth Brown

El arte de la música es el que más cercano se halla de las lagrimas y los recuerdos. Oscar Wilde.

Sí. Volvemos a retomar la voluntad con un nuevo artículo. Y aunque bien dice nuestro gran dramaturgo y poeta, no todo son lágrimas, y no todo son recuerdos, porque la música, también se retoma en lo presente, estando en todas las etapas de nuestra vida. Toda melodía bien ordenada sirve. Toda ella nos conlleva a cruzar por un enorme lago donde las percepciones de escucharla se convierten en varias sensaciones a la vez.

Quisiera no ponerme filosófica, aunque lo que se divulgará a continuación, requiere de ello. Y aunque aquí se hable del presente, ¿Qué tal si nos vamos hacia el pasado? Os invitaré a ir a los años 50, con una de las voces más famosas que requerían de aquella época.

La cantante de R&B que presentamos hoy es nacida en Virginia, Estados Unidos, donde la agricultura, el colonialismo y la esclavitud desempeñaron papeles significativos, haciendo hincapié en la música racial, que poco a poco se fue abriendo puertas con varias discográficas, haciendo de esto una competencia total, para ver quien ganaba más dólares y compraba su más flamante “Cadillac”.

Ruth Brown. Una cantante que luchó por los derechos de los músicos

Tampoco voy a hablaros de coches, pero sí de un gran motor de arranque musical. Se trata de Ruth Alston Weston, o mejor si os digo Ruth Brown, quizá os suene. Fue lanzada por uno de los sellos discográficos más famosos por aquel tiempo, “Atlantic Records” donde tras un resurgimiento que comenzó a mediados de los años 70 y alcanzó su apogeo en los años 80, Brown utilizó su influencia para luchar por los derechos de los músicos. Sus actuaciones en el musical de Broadway “Black and Blue”le valieron un Premio Tony, y la banda sonora recibió un Premio Grammy.

Sin más os dejo con su “So Long” donde Ruth Brown se inició con su carrera musical, y “I don´t know” música para relajarse, mientras se oye a la misma vez que se habla, observando con el corazón a lo que nos dicen, y oyendo con delicadeza lo que esta aparente furia de raza negra nos canta, con voz de ángel.

Arrevoir.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *