Pequeñas reservas, grandes consecuencias

Conocer nuestro entorno es el primer paso para conservarlo.

Conocer nuestro entorno es el primer paso para conservarlo.

Todos hemos oído hablar sobre grandes cambios ambientales como el calentamiento global, el agujero en la capa de ozono, la lluvia ácida, la desertificación, etc. Y muchas veces creemos que esto afecta a otras zonas o a escalas que no percibimos. Sin embargo, actualmente existe una pérdida constante de áreas naturales que ocasiona la desaparición de las zonas de reproducción y alimentación de gran parte de las especies animales que nos rodean, produciendo la disminución de sus poblaciones. Este declive en las poblaciones de flora y fauna, no sólo está causado por los factores mencionados, sino también por otro muy importante y también de escala global, principalmente en las zonas más “desarrolladas”: la destrucción directa de estos ecosistemas por el ser humano. Éste y otros factores como la introducción de especies exóticas (pájaros tropicales, peces, cangrejos, etc.) que compiten con las autóctonas y acaban desplazándolas o eliminándolas, están ya presentes en casi todo el territorio español.

Es por todo esto que se lleva a cabo la protección de grandes zonas naturales, como parques o parajes, tanto terrestres como acuáticos. Sin embargo, apenas existe protección de pequeños humedales, charcas temporales u otras estructuras tradicionales artificiales (albercas, fuentes, pilones…) de extraordinaria importancia para las aves y para los anfibios, cada vez más escasos en nuestro entorno. La provincia de Alicante es un lugar que visita gran cantidad de aves durante su migración debido a su situación geográfica, sin embargo, cada vez más, éstas tienen dificultades para encontrar sitios apropiados de reposo durante su viaje.

Existen distintas asociaciones que se han puesto a trabajar en la conservación de pequeños espacios semi-naturales, potenciándolos como lugares de refugio para flora y fauna. Una de estas asociaciones es HYLA – Sociedad de estudio y difusión de la naturaleza. HYLA surgió en 2008 por parte de un grupo de estudiantes de Biología de la Universidad de Alicante que decidió emprender una aventura que poco a poco, y a fuerza de ilusión y tenacidad, empezó a tomar forma en la creación de una reserva integral en la partida del Moralet Alto, en Alicante. Comenzaron con un proyecto para realizar una pequeña reserva donde los animales pudieran encontrar un lugar idóneo de descanso, refugio, alimento y reproducción. Este proyecto consistía en la creación de dos pequeñas balsas como lugar de cría para anfibios y bebedero de aves y otros animales, con el fin de ayudar a mantener la biodiversidad de las especies autóctonas y migratorias de la provincia. El proyecto de HYLA tiene un doble objetivo, por un lado, el de crear un refugio para animales y plantas, y por otro e igualmente importante, el crear conciencia medioambiental, puesto que todo aquello que se conoce se respeta y es necesario conocer nuestro entorno para poder respetarlo.

Balsa recién llenada con agua recogida de la lluvia.

Balsa recién llenada con agua recogida de la lluvia.

Actualmente la reserva integral HYLA cuenta con un área de unas 1’3 hectáreas en las inmediaciones del Maigmò y del Ventós, en una zona declarada por la Unión Europea como Lugar de Interés Comunitario (LIC). Las actuaciones que se han realizado para los distintos grupos de animales y plantas son:

ANFIBIOS (Sapos, ranas): se crearon dos balsas que recogen el agua de lluvia gracias a la canalización de una pequeña rambla. Esas balsas actúan como zona de cría y refugio para anfibios, y como punto de agua donde el resto de fauna acude a beber, sobre todo durante las inclemencias del verano. La asociación también ha creado un aljibe que permite la acumulación de agua para abastecer a la red de charcas y para riegos de emergencia. Gracias a esta iniciativa, el proyecto de HYLA fue incluido por la Consellería de Medio Ambiente dentro del proyecto LIFE de “Restauración de hábitats prioritarios para los anfibios”.

Sapo usando la rampa de la balsa.

Sapo usando la rampa de la balsa.

AVES: Desde hace cuatro años se está realizado un estudio de la aves presentes en la reserva con sesiones de anillamiento de aves gracias a la colaboración de anilladores expertos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO). Además, se ha creado un observatorio ornitológico y un pequeño bebedero para aves que facilita su estudio.

Algunas de las aves anilladas en HYLA (Curruca cabecinegra, Escribano montesino y Petirrojo).

Algunas de las aves anilladas en HYLA (Curruca cabecinegra, Escribano montesino y Petirrojo).

MAMÍFEROS: Se han construido refugios para distintas especies de mamíferos como conejos, erizos, lirones y murciélagos, para que puedan usarlos para pasar inviernos fríos, veranos caluroso o como lugar de cría.

Lirones careto en la reserva y uno de los refugios colocados para lirones.

Lirones careto en la reserva y uno de los refugios colocados para lirones.

ARTRÓPODOS (insectos, arañas y pequeños invertebrados): periódicamente se realizan recorridos fotográficos y sesiones de muestreo de mariposas nocturnas con el fin de realizar un inventario completo de la fauna. Además, se ha colocado una estación polinizadora con seis nidos donde las abejas pueden construir sus colmenas y favorecer la polinización de las plantas. Esto aumentará la producción de semillas, lo cual beneficia tanto a plantas como animales.

Estación polinizadora junto al aljibe construido en HYLA.

Estación polinizadora junto al aljibe construido en HYLA.

VEGETACIÓN: La asociación ha plantado más de 500 plantones de especies como el lentisco, el espino negro, la coscoja, el pino piñonero, el albardín y el esparto. La elección de especies se realizó teniendo en cuenta la vegetación de los alrededores, que además sirviera como refugio y alimento para animales gracias a la producción de bayas. Actualmente se están catalogando las plantas presentes en la reserva.

Comedero para aves, bebedero y construcción del observatorio ornitológico en HYLA.

Comedero para aves, bebedero y construcción del observatorio ornitológico en HYLA.

La creación a detalle de las balsas, bebederos, comederos, observatorios de aves, colocación de las cajas nido, y todas las actividades y actuaciones que se han llevado a cabo en la reserva se puede consultar en la web de la reserva y en su página de Facebook.

Los retos de HYLA no terminan aquí. A largo plazo, se pretende habilitar una serie de corredores hacia el Maigmò y otros lugares cercanos para evitar que la fauna de la reserva se quede aislada y que especies animales que habitan en los alrededores puedan aprovechar las ventajas de la reserva. Además, como parte del objetivo de concienciación medioambiental y de difusión de la labor de la reserva, HYLA sirve de ejemplo de proyecto factible de creación de una reserva para otros grupos que ya están empezando a emprender iniciativas similares. Finalmente, cabe destacar que la labor que se realiza en esta reserva es principalmente gracias a que un grupo de personas de forma voluntaria aportan su granito de arena por la conservación de un trocito de naturaleza.

Fotografiando ranas en la balsa.

Fotografiando ranas en la balsa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *