Pearl Jam en 20 canciones (primera parte)

Pearl Jam en los primeros noventa.

Pearl Jam en los primeros noventa.

La carrera de Pearl Jam, grupo referencial en el grunge de los primeros noventa, nació de la fatalidad y la casualidad. La fatalidad en forma de muerte;  la casualidad en forma de encuentro. La que unió los caminos de tres músicos de la escena de Seattle y el de un cantante californiano nacido en Chicago. Esta historia comienza en 1983 con la formación de Green River, vertebradora del novedoso género grunge, e integrada por antiguos miembros de grupos del movimiento: el guitarrista Stone Gossard, el bajista Jeff Ament, el cantante Mark Arm, el guitarrista Steve Turner y el baterista Alex Vincent. Arropados por Sub Pop, sello independiente responsable del boom del grounge, lanzan el primer álbum del género. Sus caminos se separan en 1987: Gossard y Ament con Mother Love Bone (junto a la voz de Andrew Wood, entre otros); Turner y Arm con Mudhoney. Los primeros fichan por PolyGram y graban Appel (1990). Mientras preparan su lanzamiento, Wood pierde la vida tras una sobredosis de heroína. La tragedia es el principio del fin para el grupo. El futuro queda de nuevo en manos de Ament y Gossard.

El guitarrista Mike McCready convierte la pareja en trío. Junto a Chris Cornell, cantante de Soundgarden y estrechamente ligado a Andrew Wood, el heterodoxo grupo trabaja en un par de canciones dedicadas a su memoria. El tributo desemboca en la edición de Temple of the dog, álbum doble de carácter melódico (alejado de la agresividad grounge) en el que destacan las composiciones de Cornell (Say hello 2 heaven, Reach down). Todavía sin cantante, el trío amplía el casting más allá de la lluviosa Seattle. Uno de esos golpes de suerte que forjan el destino les lleva a contactar con Jack Irons, ex miembro de Red Hot Chilli Peppers. A sus manos llega una copia de The Gossman Project,  maqueta instrumental grabada por Ament, Gossard y McCready con composiciones recientes (entre ellas se encontraba  la base de temas icónicos de la futura banda: Once, Footsteps, Alive, Black y Alone). La suerte ya estaba echada.

Surfeando, Eddie Vedder.

Pearl Jam en concierto.

Pearl Jam en concierto.

Durante su infancia, Eddie Vedder fue un niño solitario. Marcado por la violencia y los maltratos físicos que su padrastro infringía a su madre, la música se convirtió en su principal consuelo (los discos de los Who aliviaban su existencia). Tras un viaje de ida y vuelta desde Chicago a Los Angeles, Vedder se instala definitivamente en la ciudad californiana de San Diego en 1984. Allí se gana la vida en diferentes trabajos: guardia de seguridad, asistente en una gasolinera o técnico (pipa) de otros grupos. Sus inicios en el mundillo de la música llegan con Bad Radio, banda de funk rock que se dedica a realizar covers de Red Hot Chilli Peppers. Es entonces cuando conoce a Jack Irons, con quien pronto comparte partidos de baloncesto, olas de surf y una demo procedente de una ciudad más al norte de California.

Aquellas melodías le entusiasman. Apoyado en sus propias y tormentosas experiencias vitales escribe las letras de tres de las canciones y las renombra como Alive, Once y Footstep. El tríptico adquiere  la consideración de opera-rock a pequeña escala y recibe el nombre de Trilogía Mamasan. La maqueta regresa a Seattle con el añadido de las nuevas letras y la voz (desgarradora, melancólica y atronadora) de Vedder. No podía ser de otra manera: Ament, Gossard y McCready, y el recientemente incorporado batería Dave Krusen, quedan impresionados y le reclaman inmediatamente en Seattle.

Vedder es un recién llegado a la ciudad cuando comienzan los ensayos y las grabaciones de las  primeras demos de la banda basándose en las estructuras de The Gossman Project y en las letras del nuevo cantante, quien además también se encargaría de las ilustraciones. Ya sólo restaba bautizar al grupo. De lo más curioso, la afición por el baloncesto de la incipiente formación les llevó a elegir el nombre de Mookie Blaylock, estrella de la NBA de la época, como seudónimo.

La ola del grunge renueva la escena independiente de los primeros noventa. Nirvana y Soundgarden habían popularizado un género y un estilo de vida tan local como la vida en Seattle. Era el turno de Pearl Jam. Bajo la tutela de otra de las bandas esenciales de la escena, Alice in Chains, debutan en el club Off Ramp. Corría el año 1990. Poco después recorren la costa oeste estadounidense actuando como teloneros del grupo de Layne Staley y compañía, justo antes de comenzar la grabación de su primer disco. Tras firmas con Epic Records todo parece listo para el debut. Sin embargo, problemas comerciales obligan a cambiar de nombre. Existe mucha leyenda sobre los motivos de la elección de Pearl Jam; la razón más convincente (más allá de las bromas del propio Vedder sobre el nombre de su abuela y las jaleas a base de peyote) es la que lo vincula con las improvisaciones (“jams”) de Neil Young durante un concierto y el juego de palabras con una de las palabras (“pearl”) que el grupo valoraba. Un último escollo en el camino antes del estreno discográfico (y recurrente en la historia de la formación): el batería Dave Krusen se despide alegando motivos personales. De hecho Krusen tan sólo sería el primero de los cinco baterías (único instrumento cuyo titular ha cambiado desde el inicio) que han desfilado por sus filas.

Ten (1991)

Finalmente, en agosto de 1991 se publica Ten. Junto al Nevermind de Nirvana, el debut de Peal Jam impulsó la difusión mundial de la música grunge. El título, por cierto, sirvió como homenaje al número que lucía el jugador que dio nombre a la banda en sus inicios. Rápidamente pasan de telonear a grupos consagrados como Smashing Pumpkins o Red Hot Chilli Peppers a girar como cabezas de cartel. En 1992 saltan el charco y recorren festivales europeos (el PinkPop en Holanda o el Rock am Ring en Alemania). De vuelta a Estados Unidos completan la segunda edición de Lollapalooza junto a Soundgarden, Ice Cube, Ministry y, otra vez, los hombres de Anthony Kiedis y Flea. Un Eddie Vedder, cada vez más incómodo por la fama, es invitado por los miembros con vida de The Doors para actuar con ellos durante la ceremonia de ingreso en el Salón de la Fama del Rock.

Herederos del rock de los setenta (The Who, The Doors, Jimi Hendrix, Neil Young o Ramones), Pearl Jam supo combinar aquel clasicismo con la nueva rabia punk. El fenómeno grunge pulió una forma pesimista de componer y entender la vida. Las angustiosas y depresivas letras armonizaban con una opresiva atmósfera instrumental, mientras los lamentos de Vedder completan un conjunto hipnótico. El sonido es pesado y compacto, aunque un punto más melódico que el de sus coetáneos de Seattle.

Alive

Ten llegó repleto de himnos grunge conectados con la rebeldía y la depresión adolescente. Alive se lanza como el primer sencillo. Un tramposo mensaje optimista y autobiográfico que encierra una desgarradora historia de soledad e incesto, potenciada por la desgarradora voz de Eddie Vedder. La canción forma parte de la Trilogía Mamasan, narración tripartida inspirada en la historia personal del propio cantante. Alive abre la reducida opera-rock con las revelaciones infantiles de un niño que sufre los abusos sexuales de su madre tras el fallecimiento de su padre. Once y Footsteps desarrollan y concluyen la triste epopeya con las confesiones desde prisión del niño convertido en un asesino en serie.

Concebida como Dollar Shot cuando Stone Gossad compuso la melodía durante el período de Mother Love Bone, dentro de la demo The Gossman Project, la letra sería añadida por Vedder mientras meditaba unirse al nuevo proyecto de los de Seattle. El solo de guitarra, a cargo de Mike McCready, recuerda en gran medida a Jimi Hendrix y a Robby Krieger de los Doors.

Black

Balada negra sobre el amor más descarnado con un clímax final, en el que Vedder literalmente aúlla de dolor. Una lamento que descompone el alma. Un soliloquio tan personal, escrito por el corazón roto del cantante, que la banda se negó a lanzarla como sencillo al margen del álbum. En The Gossman Project había recibido el nombre de E ballad.

Jeremy

Una reseña en la prensa sobre el suicidio en Texas de un niño de 16 años frente a sus compañeros de escuela, llamado Jeremy Wade Delle, impactó a Eddie Vedder de tal manera que le empujó a dedicarle una canción. Un nuevo himno pesimista sobre una generación abatida sentimentalmente. La canción obtuvo  dos nominaciones en los Grammy del 93.

El videoclip de Jeremy adquiere una gran popularidad. Sin embargo, las cadenas musicales de televisión, sobre todo la MTV, lo censuraron en parte (cuando no lo prohiben), lo que provocó el enfado de la banda. Es más: desde entonces Pearl Jam se niega a grabar más vídeos promocionales al considerar que la industria le daba más valor a la parte visual que a la artística.

Yellow ledbetter

Yellow ledbetter fue publicada en el  lado B del sencillo Jeremy. Curiosamente, una de las canciones más populares de la discografía de Pearl Jam, nunca formó parte de ninguno de sus álbumes de estudio. La influencia de Hendrix se vuelve a hacer latente en el solo de McCready. El significado de la letra resulta todo un misterio, ya que Vedder ha interpretado diferentes versiones a lo largo de su carrera. Las teorías sobre su origen oscilan entre la carta que un hombre recibe descubriendo que su hermano a muerto en el frente, hasta el nombre de un antiguo amigo de Vedder, Tim Ledbetter.

Vs. (1993)

Tras la espectacular acogida de Ten, las expectativas sobre el siguiente trabajo de Pearl Jam se disparan. La popularidad y la presión de la fama comienzan a erosionar la paciencia del grupo. El carácter introvertido de Eddie Vedder choca frontalmente con el superficial star-system del mundo del rock. En Vs. Pearl Jam muestra esa rabia que sienten contra la industria de la música. Especialmente contra los medios de comunicación especializados y el pedestal en el que elevan a las estrellas del gremio (como en Blood o Animal). La portada del disco simboliza su estado de ánimo: una oveja representa el sentimiento de esclavitud que experimenta la banda. Para más inri, el título refuerza el estado de conflicto en el que se ven inmersos. La situación se vuelve más tensa tras un artículo de la revista Time. A partir de ese momento se terminan las apariciones del grupo en programas de televisión, suprimiendo las entrevistas y las ruedas de prensa (al menos hasta 2003). Una muestra más de la personalidad de un grupo de músicos con unos valores muy marcados.

La producción corre a cargo de Brendan O’Brien, uno de los nombres más prestigiosos del sector en los noventa (Rage Against the Machine o The Offspring también contaron con sus servicios). Dicha colaboración otorga a Vs. un sonido más crudo y agresivo que en Ten. A pesar de la dureza, el aura melancólica de su cantante impregna cada canción de momentos de tristeza y soledad. El álbum recibió dos nominaciones en los premios Grammy.

Go

Para abrir boca, un directo a la línea de flotación del oyente. Nada de andarse por las ramas. La introducción de batería y bajo precede a la descarga energética de las guitarras en paralelo a Led Zeppelin. Vedder, en su línea, combina energía y nostalgia. De nuevo los abusos infantiles en una canción de los de Seattle, tema recurrente en el repertorio del grupo. Go expone las nefastas consecuencias en el futuro de los maltratos durante la niñez.

Daughter

El primero de los dos temas acústicos del disco. En su registro más reposado, Vedder emociona, arropado por la calidez de un sonido sin electrificar (intercalando las ráfagas de McCready) que se enmarca con el contrabajo de Ament. La letra describe los problemas de aprendizaje de una niña rebelde que también ha sido víctima del maltrato parental. Una temática que la conecta inevitablemente con Jeremy.

Por primera vez en su carrera, Pearl Jam alcanzaba el puesto más alto en las listas de Billboard de Rock, tanto mainstreim como alternativo. Es conocida entre sus seguidores por preceder a improvisaciones o canciones de otras artistas durante los conciertos. Especialmente recordada fue la inclusión de Hey hey, my, my (de Neil Young, mencionada en la nota de suicidio de Kurt Cobain) a los pocos días de la muerte del líder de Nirvana.

Elderly woman behind the counter in a small town

Si reparamos en los libretos de los dos primeros discos de Pearl Jam descubriremos  un patrón repetido: el título de todas sus canciones está formado por una sólo palabra (dos en algunos casos, como Even Flow). Entre tanto ahorro lingüístico, Elderly woman behind the counter in a small town rompe radicalmente la tendencia.

Otra novedad: es la primera canción del grupo grabada totalmente en acústico. Un carácter reposado (más melódico que Daughter, la otra pieza semi-acústica de Vs.) que la aleja de la agresividad del resto del disco en el significado de su letra: la historia de un amor frustrado entre un hombre y una mujer y su reencuentro en un pequeño pueblo.

(Segunda parte)

Completa la lectura con nuestra lista en spotify:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *