Países koala y países canguro

koala01

Durante la semana pasada la ciudad australiana de Brisbane fue la ciudad anfitriona elegida para la celebración del encuentro de los países miembros del G-20. Ha sido una reunión de los mayores 20 países más avanzados, incluida España por deferencia de la Unión Europea. Evidentemente no somos una economía avanzada, pero políticamente contamos como país miembro de la Eurozona. No tenemos ni mucha voz ni mucho voto, pero estamos ahí con los grandes, donde de alguna manera, se debaten las estrategias económicas y políticas para acometer los desafíos más inmediatos de la globalización. Es una reunión en la que te enteras por donde van a ir los tiros en cuanto a variables tan relevantes como el desempleo en Europa, las tecnologías de futuro y del presente, conflictos entre potencias sin resolver ahí tenemos el caso de Rusia con respecto a Ucrania, el precio del petróleo a futuro, las pliticas monetarias que van a imperar en los próximos meses si no se producen escenarios de crisis que provoquen cambios susceptibles. Ahora, podemos ver una situación de incertidumbre en Japón, se han convocado elecciones anticipadas. La crisis japonesa no acaba de remontar, las políticas fiscales y de gasto publico keynesianas no han influido en una esperada recuperación económica y los últimos datos estadísticos revelan un tercer trimestre de recaída en el crecimiento, persiste la recesión y el reciente aumento del impuesto sobre el consumo ha provocado un gran malestar entre la población. No se reactiva el consumo de los japoneses. Esto ha desatado la ira de los antikeynesianos, denunciando más pronto que tarde los negativos resultados en la aplicación de las medidas de política económica recetadas por el primer ministro japonés hace ya dos años.

Opino que hay tantas ganar de ver a Japón superando la recesión que rápidamente surge voces que claman por un recambio de política económica. Comprendo que es la tercera potencia económica mundial, pero los resultados de la política monetaria y fiscal no son inmediatos, requiere un proceso tranquilo, sobre todo cuando sabemos todos que es una economía que lleva más de 10 años padeciendo una deflación persistente, muy enrocada en el tejido económico de la industria y el consumo en Japón, o como dice el Premio Nobel Krugman, es una economía “atrapada” en lo que Pigou y Keynes estudiaron y denominaron “la trampa de la liquidez” (liquidity trap).

Volvemos a Brisbane, escenario de reuniones del G20, en los que también se ha mostrado cierto interés por la necesidad de establecer o de iniciar un programa de inversiones internacionales en infraestructuras, gasto publico internacional para estimular el parón económico. Esto animará el cotarro inversor en todo el mundo y puede ser una palanca fundamental para movilizar recursos y empleo en Europa sobre todo. Viendo la zoología más característica de Australia, nos hemos fijado en el koala y en el canguro, este dato nos permite pensar que en el contexto geográfico de los países congregados en Brisbane, podríamos hacer un ejercicio muy practico que sería el de asociar conjuntos de países al comportamiento gregario de cada uno de estos dos animales tan representativos de la fauna australiana. Si hacemos un repaso a nuestros conocimientos de conocimiento del medio, podremos establecer con no mucha dificultad una teoría de conjuntos, por ejemplo con quien emparejaríamos a España, con el koala o con el canguro. Yo creo que para mi estaría claro, con el koala ¿Por qué?, sabemos que el koala es un mamífero tranquilo, necesita una vida muy tranquila , dormir más de 20 horas diarias, se lleva bien con el resto de la manada. Son hábiles para la supervivencia pero no reaccionan con dinamismo. En cambio un país canguro podría ser cualquier país del G20 que se caracterice por ser muy dinámico, muy previsor con sus súbditos, protector por aquello de la bolsa marsupial de los canguros hembra donde llevan alojados a sus crías. Podríamos elegir a cualquier país del norte de Europa. Suecia. Noruega o Dinamarca. También podría ser Estados Unidos por su dinamismo y su rapidez en regenerar su economía, con sus virtudes y sus defectos. Otro país koala podría ser sin lugar a dudas la   Republica de Argentina, sobre todo con el “pelotudo” de Alexis Kicillof como ministro de Economía.

Para ir ultimando no sabemos al final qué saldrá de esta mediática concentración de países ricos, la globalización es muy tozuda. Es difícil apreciar con garantías que grado de voluntad y compromiso hay detrás de la firma de todos los acuerdos convenidos. Eso dependerá de los egoísmos de cada uno de los lideres allí reunidos, la política es más complicada de lo que parece, dependerá de las reacciones militaristas de Putin, de las políticas austericidas de la vieja Europa, aunque se percibe un retorno también a Keynes. O lo que pueda ir desarrollándose en el inhumano olvido del continente africano. Es lamentable que nadie se haya molestado en reflexionar acerca del futuro de África. Seguro que cuando la convivencia sea insostenible medioambientalmente en Occidente empezaremos a pensar en hacernos una casita en el Congo y dedicándonos al cultivo de alguna materia prima.

Para aquellos que les interese la cultura de este gran país, Australia, recomiendo la lectura de los libros de un autor excelente, Kenneth Cook (1929-1987).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *