Núremberg, joya de Baviera

La plaza Hauptmarkt y la iglesia de las Mujeres.
La plaza Hauptmarkt y la iglesia de las Mujeres.

La plaza Hauptmarkt y la iglesia de las Mujeres.

Núremberg es la capital cultural y económica de la comarca de Franconia, situada en Baviera, en el sur de Alemania. Esta ciudad turística es muy recomendable para cualquier viajero, ofreciendo lugares únicos y muy interesantes para visitar. Muy conocida por su mercado navideño al que acuden visitantes de todas partes de Europa.

Esta localidad alemana ha sido muy importante a lo largo de los siglos, formando parte de muchos acontecimientos, por ejemplo, allí se celebraban durante siglos los Reichstage (parlamento alemán). Pero se ganó la fama mundial por ser la sede de los Juicios de Núremberg donde se juzgaron a los dirigentes nazis tras acabar la II Guerra Mundial. En la ciudad todavía quedan signos de la que fue un lugar símbolo para Hitler y el nazismo.

Durante los años que duró la guerra, los aliados bombardearon Núremberg, dejando aproximadamente el 90% del centro de la ciudad destruida. Con el esfuerzo de sus habitantes reconstruyeron todo siguiendo los trazados originales y utilizando materiales de aquella época. Por eso si nos fijamos bien, se pueden ver que algunas piedras que forman parte de la muralla están ennegrecidas, ya que se quemaron durante los bombardeos.

Una de las calles del Handwerkerhof (mercado de artesanías).

Una de las calles del Handwerkerhof (mercado de artesanías).

¿Qué podemos visitar? El centro histórico medieval está rodeado por una muralla de cinco kilómetros y dividido por el río Pegnitz. Aquí encontraremos la mayoría de lugares interesantes para conocer, aunque tan solo paseando por sus calles peatonales, puentes y callejones disfrutaremos de una ciudad medieval que nos transportará a otra época siglos atrás.

Empezamos nuestra visita en la estación de trenes. Justo en frente entramos en la muralla y llegamos al Handwerkerhof, un pequeño lugar situado al lado de la torre Königstor dónde hay pequeñas tiendas de artesanía, un sitio con un encanto especial. Al salir de aquí, continuamos por una de las calles principales hasta llegar a la Lorenzkirche o iglesia de San Lorenzo, que nos sorprenderá con sus dos torres espigadas, típicas del gótico alemán. Por todo este barrio ya se puede apreciar la típica arquitectura bávara, con casas de madera, tejados inclinados y ventanas llenas de flores, en la que antiguamente vivían los artesanos que no tenían suficiente dinero para permitirse una vivienda construida con piedra.

Lorenzkirche o iglesia de San Lorenzo.

Lorenzkirche o iglesia de San Lorenzo.

Más adelante vemos uno de los puentes que cruzan el rio, allí hay una de las vistas más bonitas de la ciudad a un lado y al otro el Heilig-Geist-Spital o antiguo hospital del Espíritu Santo, un bonito edificio a los pies del rio, que en la actualidad es una residencia de ancianos. A unos minutos del puente llegamos a la plaza Hauptmarkt, uno de los lugares más concurridos en el que casi siempre encontraremos un  bonito mercado de alimentos. Allí se sitúa la Frauenkirche o iglesia de Nuestra Señora. Como curiosidad, todos los días a las 12 de la mañana tiene lugar una pequeña representación en el que se mueven siete figuras alrededor de la figura del emperador Carlos IV. En la otra parte de la plaza llama la atención la Schöner Brunnen o Fuente Bonita, una fuente dorada de diecisiete metros de altura y con figuras de varios personajes, conocida también por sus dos aros que la gente gira mientras pide un deseo.

Heilig-Geist-Spital o antiguo hospital del Espíritu Santo.

Heilig-Geist-Spital o antiguo hospital del Espíritu Santo.

Al norte del rio esta la Sebalduskirche o iglesia de San Sebaldo. Es la más antigua de Núremberg y es un buen ejemplo de la transición del arte románico a los estilos góticos alemanes. Fue reconstruida en su totalidad y destaca por sus bonitas vidrieras, como curiosidad podemos ver algunas fotografías de como quedo la iglesia y la ciudad después del bombardeo.

En la parte más alta está situado uno de los emblemas más importantes de la ciudad, el Kaiserburg o Castillo de Núremberg, considerado uno de los castillos imperiales más importantes de la Edad Media. Se puede visitar por dentro y por fuera, recomendable hacerlo tranquilamente y pasear por la zona, sin olvidarnos de sus jardines, un lugar que nos hará retroceder en el tiempo hasta la época medieval.

Interior del Kaiserburg o Castillo de Núremberg.

Interior del Kaiserburg o Castillo de Núremberg.

Si tenemos más tiempo, por el centro histórico se pueden visitar varios museos como el del conocido pintor alemán Alberto Durero o el museo del Juguete, el antiguo ayuntamiento, el Puente del Verdugo, etc. Y fuera del centro podemos ir a ver el Palacio de Justicia, donde se celebraron los famosos Juicios de Núremberg. El Dokuzentrum es el Centro de Documentación sobre la Historia de los Congresos del Partido Nazi, está situado en una réplica del Coliseo romano que se construyó para ser la sede del congreso. Muy interesante para todo aquel que quiera conocer mejor la historia de todo lo que ocurrió.

Y después de visitar todos estos lugares solo queda comentar que esta ciudad es perfecta para desconectar y perderse por ella, está llena de rincones con mucho encanto que nos trasladarán a otro siglo, bonitos cafés y cervecerías. Una recomendación, probar las Nürnberger Rostbratwurst que son pequeñas salchichas blancas típicas de aquí, deliciosas acompañadas de una buena cerveza.

Un puesto callejero de Nürnberger Rostbratwurst (salchichas típicas).

Un puesto callejero de Nürnberger Rostbratwurst (salchichas típicas).

Fotografía: Antonio Muñoz Hernández.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] la ciudad alemana de Nuremberg se celebra desde hace casi cuatro siglos el mercado navideño (o Christkindlesmarkt) más famoso y […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *