Nervios en Delfos

oraculo01La eurozona continua registrando un numero importante de noticias relativas a la evolución de la economía en los últimos días y continuarán generando información durante la toda la semana próxima. Cabe pensar que si el euro consigue superar todas las zozobras a las que está siendo sometido actualmente la moneda y lo que va a tener que encajar hasta las elecciones griegas, podremos afirmar que tenemos euro para rato.

Ahora mismo lo único que preocupa es lo que puede pasar si en las próxima convocatoria electoral resultase ganador por mayoría el partido Syriza, formación política equivalente a nuestro Podemos más castizo. De hecho, Suiza ha dejado libre la cotización del euro. Está recibiendo una avalancha de capitales de toda Europa, esto fenómeno monetario es lo que se llama miedo, temor o incertidumbre ante el resultado de un futuro a corto muy inseguro. Por lo tanto, Suiza se convierte una vez más en un país refugio, al igual que sucedió a lo largo de la historia bélica europea, tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial.

Por otro lado, no todo vana ser malas noticias, se espera que unos días antes de los comicios, el BCE y su presidente a la cabeza, aprueben la tan ansiada compra de activos y deuda publica de los países miembros. Según se desprende de las ultimas declaraciones pronunciadas por los lideres del BCE, está todo listo para dar ese paso que, probablemente impulse definitivamente el dinamismo necesario que requiere una política de crecimiento económico. Si de verdad los países más endeudados consiguen estar en la ventanilla del BCE a partir del día 22 de enero, será un hito para la historia monetaria del euro y de la eurozona.

Una vez leída la letra pequeña y las limitaciones que conlleve dicha medida, se espera que las políticas de austeridad vayan remitiendo, de modo que las economías del Sur puedan dedicar más recursos para la reconstrucción de un moderado Estado del Bienestar. No deberíamos de echar las campanas al vuelo, sabemos la imprevisibilidad de los responsables del BCE y de los líderes de los países del Norte. Hasta el último momento no deberíamos celebrar nada.

Hace unos días ha estado por nuestro país, el prestigioso y mediático economista francés Thomas Piketty, del que ya hemos hablado alguna vez. Se ha reunido con los jefes del PSOE y Podemos, además de aprovechar su estancia en España para continuar con la promoción de su obra magna, El capital en el siglo XXI (2014) ya traducida al español y que cualquier persona interesada puede adquirir o consultar. Está siendo una obra muy polémica, y con razón. La austeridad que viene provocando la política económica que nos viene marcando la Merkel y el gobierno del PP, lo que ha originado es una desigualdad económica muy grave. Este capitalismo injusto y cruel en el que se ha convertido el modelo capitalista imperante en España, no es de recibo. El pueblo español es capitalista, nos gusta consumir, la buena vida, desde luego que si.Poder comprar un coche o tener una casa propia o de alquiler, etc. Para seguir con estas ambiciones es condición sine qua non tener un trabajo digno, recibir una buena herencia en cash o que nos toque la lotería de Navidad. Por esto y otras cosas más las tesis de Piketty han calado tan hondo en los meandros de nuestra sociedad. Arrastramos unos años, los años de plomo inmobiliario , que lo único que ha crecido es el beneficio de los financieros y de los inversores. Ni el trabajo ni los salarios han sufrido modificación al alza. Y eso está bien para ayudar a los sectores económicos a salir y superar la crisis económica y reflotar empresas que, de no hacerlo, habrían quebrado. Por eso digo que si de verdad hay deseos de impulsar el crecimiento, será una gran noticia para toda la sociedad; a medio plazo se podrán crear empresas y empleo, a la vez que restallamos las heridas y estigmas que nos está dejando esta crisis satánica. De ahí que la historia de Piketty haya tenido tanta repercusión mediática, nos ha tocado las fibras a todos, al menos nos está haciendo reflexionar sobre la economía y sus derivados.

Otro escenario más complicado es aquel que podemos situar en un resultado de las elecciones griegas muy radicalizado, en caso de insistir y forzar la defensa de las tesis contenidas en su programa electoral, en cuanto a un planteamiento de reestructuración de la deuda o solicitar una quita a los países acreedores. Y también, por otro lado, que el BCE decida aplazar la decisión de adquirir activos y deuda publica de los países con mayor volumen de deuda . Esta sería la otra cara de la moneda, creo que reventaría las costuras del euro o peor, la cohesión de la Unión Europea. Considero que el nivel de inteligencia y cordura de los responsables de la UE y de la Comisión Europea harán lo indecible por evitar un escenario como el aquí planteado. Otra cosa es buscar soluciones intermedias.Termino con dos cosas, una relacionada con la recuperación económica. Si sois lectores de prensa nacional diaria ( en papel) habréis observado el incremento producido de páginas de publicidad, sobre todo de bienes duraderos como automóviles o bienes relacionados con el ocio como los viajes. Hasta hace bien poco las paginas estaban desiertas de este tipo de publicidad. Esto es bueno: las empresas ingresan más recursos y les permite enjugar pérdidas.

La otra cosa es, una noticia relacionada con el tiempo, algo tan poético y que los mejores autores de la literatura universal han dedicado brillantes reflexiones (precioso Borges) y bellos poemas. Nos dicen, desde el Observatorio de París que el año 2015 será un segundo más largo, el objetivo ahora es ajustar los relojes con el periodo de rotación de la Tierra.La explicación es que se ha producido una disminución en la rotación de la Tierra. Y aquí viene lo poético, el ajuste se hará justo antes de la medianoche del 30 de junio, cuando los relojes estén a punto de cambiar al 1 de julio. Disfrutaremos un poco más los días posteriores a la noche de San Juan.

Celebremos la estabilidad griega con una de sus intérpretes más reconocidas: Eleftheria Arvanitaki

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *