Música años 60. Prohibición, amor y rebeldía

música años 60

“La música es una cosa amplia, sin limites, sin fronteras, sin banderas.”

Música años 60: Comenzaré confesando: Ave maría purísima, sin música concebida… ¡Exacto! Confieso, que hay tanta música de esta época y género, que no sé a quien dedicarle un artículo semanal. Por eso estamos aquí, para tratar de divulgaros todo sobre esto, informaros, y sobre todo , hacer que no se olvide esta auténtica y genuina música que nos regalan a nuestros oídos muchísimos de los artistazos que nos brindaron durante aquella historia musical.

¿Qué decir sobre esto? No tengo palabras. Me hubiera gustado vivir esta época por muchas cosas: su música. Aunque su divulgación de música y baile tan sencillo, vivencias, moda, educación y cultura ; y un sinfin de percepciones trasformadas en sensaciones donde era otro ambiente, otro “ir más allá”, otro tipo de derechos, y que a dia de hoy sigue arrastrando su esencia a nuestra psique, cada vez que, ya no se trata de oír, si no de sentir sus cantos, melodías, polifonías… Creo que haría un nuevo artículo solamente sobre adjetivos calificativos  muy positivos para poder precisar esta época en su conjunto; pero no, no es el caso.

Como bien os decía en otro artículo sobre la música actual en la época de verano y sus chiringuitos varios, sobre gustos colores.
La era de los 60, en su trayectoria hasta el final de los años 70, surgieron muchos movimientos: gran ola del feminismo del “Movimiento de la mujer”, el “Movimiento hippie”, la construcción del Muro de Berlín, el fallecimiento de la guapísima actriz Marilyn Monroe, la famosa Marcha sobre Washington atraída por Martin Luther King, y como no, la “beatlemanía”, desatando a los The Beatles por todo el mundo.
Pues para hacer fe de lo que fueron aquellas fiestas en casa de los amigos donde se deseaba que sonara una canción lenta y poder agarrar bien fuerte al amor de tu vida, transcurrían guateques mixtos, donde el ponche era el mejor amigo para desinhibirte…
Tiempos de prohibición y tradiciones fuertemente arraigadas, donde la juventud soñaba con optimismo alcanzar tiempos mejores, y pegados a un tocadiscos que tocaba los últimos gritos del panorama musical, trataban de llevar a cabo alguno de aquellos sueños.
Pero, ¿qué ocurría musicalmente hablando mientras tanto ocurrían esos movimientos?

Música años 60: Deleite musical para el olvido de transiciones mundiales

Si hablamos de los años 60 en España, mencionaré a los que más movidos sonaban, desde Los Brincos, Los Pekenikes, Los Sirex,Los Buenos, Fórmula V.. Aunque eso sí, sonaba más “lo americano”. No quiero minusvalorar a lo español, pero, hay mucha diferencia, y las comparaciones son odiosas, pero, he de decir que siempre la hubo en todos los aspectos y sin ofender. Sin embargo, en aquella época de los años 60, podemos mencionar a varios grupos: The Platters, James Brown, Sam Cooke, Ray Charles, Aaron Neville, The Isley Brothers, The Shirelles, Solomon Burke, The Marvelettes, The Markeys…Me falta “papel” para seguir…
Así que visto lo visto, hoy me voy a centrar en un grupo femenino que tuvo su inicio en 1961: The Supremes. ¿Y por qué en este precisamente, con todos los grupos tan ricos y sonoros que hubieron?
Me llaman la atención, ya que su recorrido, fue brutal y causaron mucho furor este grupo de féminas de raza negra. Cantaban rodeadas de mixtos de raza blanca bailando al son de su música, donde encabezado por Diana Ross de vocalista, que luego más adelante hizo su carrera musical en solitario, este grupo, antes llamado The Primettes, horneado en Detroit, en el año 1964, emcabezó el primer “Top” con una canción “Where Did Our Love Go”, seguido de “Baby Love”, y en 1965 volvía a subir como la espuma con su famoso “Stop! In the Name of Love”.
El grupo, tuvo su alza hasta 1977, donde desapareció, pero seguia en colaboracion con los “Four Tops”.

Y para finalizar el testamento musical, os dejo con unas de sus famosas y sonadas canciones a lo largo de este legendario grupo, que marcará entre otros, huella, llena de melódicas y amorosas canciones, que, quién sabe, os servirá de compañía mientras saboreais un buen vino, o bien, ¿por qué no? Ponerla a todo volumen en una concentración de “botellones” con música electrónica donde todos os miren, llamando la atención.
Sigo preparando un  nuevo opúsculo. Nos oímos por las calles; pero ante todo, con buena música.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *