Madrid en dos días

Plaza de Cibeles.

Plaza de Cibeles.

Madrid es la capital de España y ciudad más visitada del país, tercera metrópoli más grande de la Unión Europea con una población de más de tres millones de habitantes. Esta urbe europea atrae a muchísimos visitantes durante todo el año, seducidos por una perfecta combinación de oferta cultural, de ocio y monumental.

Propongo un itinerario para aprovechar una visita de fin de semana a esta ciudad, ver todo lo posible, característico y más importante.

Primer día.

Qué mejor lugar para comenzar nuestra visita que desde la Puerta del Sol, lugar céntrico y punto de encuentro de madrileños y viajeros, una plaza con mucha solera e importancia por todo lo que lo rodea, destacando su famosa estatua del Oso y el Madroño. Desde aquí se marcan las tradicionales campanadas de la última noche del año y que darán comienzo al año nuevo. En los últimos años Sol se convirtió en el centro del Movimiento 15-M durante las protestas que se llevaron a cabo en mayo de 2011. Desde esta plaza podemos dirigirnos a muchos lugares, pero vamos a elegir la calle Mayor, una de las más transitadas y tradicionales de la capital, que nos llevará a la Plaza Mayor, una plaza porticada que nos traslada al corazón del Madrid de los Austrias. Quizás sea el lugar más emblemático y símbolico de la ciudad.

Plaza Mayor.

Plaza Mayor.

En la Plaza Mayor encontraremos la famosa estatua de Felipe III, el arco de Cuchilleros, numerosos edificios de la época, bares, restaurantes y comercios tradicionales. Un sitio agradable para relajarse y disfrutar del ambiente que se forma cada día, amenizado con muchos artistas callejeros, pintores, etc. Y no se nos puede olvidar comernos el típico bocadillo de calamares en alguno de los bares que encontramos en la plaza o en las callejuelas y pasadizos que los rodea. Nos dirigimos nuevamente a la calle Mayor, y allí descubrimos el mercado de San Miguel, conocido por su variedad de productos de gran calidad y por ser un lugar dónde disfrutar de buenos vinos y tapas, un sitio clave para deleitarse con la gastronomía madrileña, eso sí, no apto para viajeros que busquen cuidar el bolsillo.

Palacio Real.

Palacio Real.

Continuando la calle, llegamos a la Catedral de la Almudena, caracterizada por ser una catedral completamente diferente a otras, dejando de lado un estilo clásico y destacando  por los colores vivos y las líneas rectas. Justo al lado, está el Palacio Real, residencia oficial de la Familia Real Española y que actualmente es utilizado para recepciones y actos oficiales. Se puede visitar tanto libremente como con guía, destacando los Salones Oficiales, la Armería y la Farmacia Real. El Palacio se encuentra rodeado por los jardines de Sabatini y Campo de Moro, que podemos visitar y hacer una parada para descansar. La Plaza de Oriente, está situada entre el Palacio y el Teatro Real, un buen lugar para dar un paseo tranquilo y agradable. Seguimos andando por la calle Bailén, después por la calle Ferraz hasta llegar al Templo de Debod, un antiguo tesoro egipcio con más de dos mil doscientos años de antigüedad. ¿Qué hace un templo egipcio en Madrid? Fue un regalo de Egipto a España por colaborar en el salvamiento de los templos de Nubia, en peligro de desaparecer por la construcción de la presa de Asuán. El templo está en medio de un bonito parque, ideal para hacer picnic y pasar unas horas allí. Recomiendo ir a la hora del atardecer, ya que el templo queda iluminado con una luz preciosa que rodea todo, creando un ambiente inmejorable.

Templo de Debod.

Templo de Debod.

Ahora regresamos por donde hemos venido hasta llegar a la Plaza de España en la cual podemos ver una gran fuente dedicada a Miguel de Cervantes. Al cruzar la plaza, llegamos al principio de Gran Vía, la calle que nunca duerme. En ella nos toparemos con numerosos restaurantes, tiendas de moda, cines y teatros, que han servido para ser apodada como el broadway madrileño. A mitad de la avenida aproximadamente, está la plaza de Callao, una de las zonas comerciales más importantes de la ciudad. Muy cerca de allí, podemos visitar Chueca, un antiguo barrio castizo que a partir de los años noventa sufrió un gran cambio y se convirtió en la zona de ambiente gay. Lleno de tiendas, comercios, bares, un lugar en el que convive el Madrid más tradicional con el más vanguardista. Su diversidad, hace de paso obligatorio para cualquier visitante, que encontrará allí algo diferente al resto de la ciudad. Para terminar el día que mejor que dar una vuelta por el barrio de las Letras, dirigirnos a la calle Huertas y disfrutar de un ambiente muy bueno de bares, restaurantes y discotecas para todo tipo de público. Y si te gusta el jazz, recomiendo ir al Café Populart donde todos los días podemos disfrutar de jazz en directo, pero ir temprano porque se suele poner el local hasta la bandera.

Fuente de Cibeles.

Fuente de Cibeles.

Segundo día.

Nos dirigimos a la Plaza de Cibeles, una plaza céntrica situada entre la calle de Alcalá y el Paseo del Prado. En el centro está uno de los emblemas de la ciudad, la hermosa Fuente de Cibeles que representa a la diosa Cibeles sobre un carro tirado por leones. Esta fuente está flanqueada por una serie de edificios imponentes, como el Palacio de Buenavista, el Banco de España, el Palacio de Linares que alberga la Casa de América y el majestuoso edificio del Palacio de Comunicaciones, donde podemos subir al mirador y contemplar una de las vistas más espectaculares de Madrid, muy recomendable.

Vista desde el mirador del Palacio de las Comunicaciones.

Vista desde el mirador del Palacio de las Comunicaciones.

Salimos de la plaza y entramos en el Paseo del Prado, que es el jardín histórico urbano más antiguo de la ciudad y uno de los bulevares más importante. Además, es una gozada pasear tranquilamente debajo de su arboleda, que te refugia del fuerte sol en el verano y que deja una bonita estampa en otoño. Durante todo el paseo, encontraremos muchos puntos de interés, al llevar a la siguiente glorieta, en la plaza Cánovas del Castillo veremos la Fuente de Neptuno que guarda mucha relación con la de Cibeles. Aquí es donde comienza el llamado triángulo mágico de museos o triángulo del arte, en el cual tres de los más importantes museos de arte del mundo se sitúan a menos de diez minutos a pie uno del otro. Primero localizamos, el Museo Thyssen-Bornemisza con obras que van desde el Gótico y el Renacimiento europeo hasta Hopper, Bacon o Freud. Seguidamente, está situado el Museo Nacional del Prado con la más completa pinacoteca del mundo, ofreciendo al visitante un recorrido por las obras de Goya, Velázquez o El Greco. Ya casi terminando el paseo, veremos a la derecha, en la calle Santa Isabel el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, con obras entre otros de Pablo Picasso, Salvador Dalí o Joan Miró. Dependiendo del tiempo que tengamos, tendremos que elegir uno u otro, o centrarnos en visitar lo más importante de cada museo. Al terminar el Paseo del Prado, podemos acercarnos y visitar la estación de Atocha, ver la antigua fachada original y entrar a ver el curioso vestíbulo-jardín tropical.

 

Palacio de Cristal, Parque del Retiro.

Palacio de Cristal, Parque del Retiro.

Después de una mañana tan ajetreada que mejor que comprarnos algo para comer y llevárnoslo al Parque del Retiro. Es la zona verde más conocida y “pulmón” de la ciudad de Madrid. Allí encontramos infinidad de fuentes, monumentos, estatuas, que han ido poblando los jardines y convirtiéndolos en un museo al aire libre. Destacando la famosa fuente del Ángel Caído, que representa al diablo. Por el parque descubriremos números edificios como el Palacio de Velázquez, el Palacio de Cristal, que sirven para albergar exposiciones de todo tipo de arte. Pero el lugar más emblemático del parque, es sin duda el monumento a Alfonso XII y su lago artificial, en el que podremos alquilar una barca y darnos un plácido paseo por el lago. El Retiro es uno de los lugares preferidos de los madrileños y visitantes, un lugar para desconectar del ritmo de la gran ciudad y disfrutar de un día en familia o amigos, hacer deporte o simplemente descansar.

Monumento a Alfonso XII y lago artificial. Parque del Retiro.

Monumento a Alfonso XII y lago artificial. Parque del Retiro.

Al salir del parque podemos ir hacia la Puerta de Alcalá, situada en la Plaza de la Independencia. Es una de las antiguas puertas que daban entrada a la ciudad de Madrid. Tiene un estilo neoclásico y un aspecto monumental similar a los Arcos de Triunfo romanos. Su popularidad la ha convertido en uno de los iconos madrileños por excelencia. Y si ya nos ha entrado hambre, podemos andar o entrar en el metro e irnos al barrio de La Latina, en el que encontraremos una cantidad de bares y tascas que merece la pena visitar, buenas tapas y un ambiente muy bueno. En este barrio se celebran los domingos y festivos el conocido Rastro, un peculiar mercado al aire libre dónde podemos encontrar cualquier cosa. En los últimos años se ha puesto muy de moda, salir los domingos al mediodía a tomar unas cervecitas y aguantar hasta que el cuerpo aguante, antes podemos dar un paseo por El Rastro. Si todavía nos quedan fuerzas después de todo el dia, podemos consultar la rica oferta cultural e ir a ver alguno de los musicales u obras de teatro que se ofrecen, pero si queremos ir tranquilos, mejor sacar la entrada con anterioridad, porque en general suelen llenarse casi todos los espectáculos.

Puerta de Alcalá.

Puerta de Alcalá.

Otros lugares de interés son: el Andén Cero, centro de interpretación del Metro de Madrid, situado en la antigua estación de metro de Chamberí. CaixaForum Madrid, situado en el Paseo del Prado, allí suelen haber muy buenas exposiciones fotográficas. El Círculo de Bellas Artes en la calle Alcalá. Y que no se nos olvide, desayunar alguno de los días unos típicos churros o porras con chocolate, por ejemplo en la chocolatería San Ginés (pasadizo de San Ginés 5, muy cerca de la Plaza Mayor). Madrid tiene muchos más lugares interesantes para visitar, estos son solo algunos, así que si tenéis la oportunidad de estar más días en la ciudad, no os arrepentiréis.

Andén Cero. Antigua estación de metro de Chamberí.

Andén Cero. Antigua estación de metro de Chamberí.

Fotografía: Antonio Muñoz Hernández.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Puerta del Sol con fuegos artificiales, conciertos y sobre todo mucha fiesta. Además de todo esto, Madrid es uno de los grandes destinos en Navidad por la gran iluminación de todos los lugares mágicos de […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *