Los inquietantes caminos de Cezanne

Cezanne00La verdad es compleja. No es sencillo ni fácil hablar de economía y de la vida en estos tiempos tan turbulentos, “hard times” diría el maestro de los cuentos tristes Charles Dickens. Aun así y a pesar de dichas dificultades es de justicia salir a la palestra y contar todo aquello que vemos, oímos y padecemos sin gustarnos nada en absoluto su contenido visual. Es obvio que vivimos en un país complejo, donde todo se va dejando para mañana y los grandes problemas se quedan sin resolver y pasan de una generación a la siguiente o en términos parlamentarios de una legislatura a otra. Con la economía y sus circunstancias viene ocurriendo tal y como digo. Para aquellos que ya superamos la barrera psicológica de los cincuentas recordamos con frescura aquellos años de la transición política y las primeras elecciones democráticas. Ahora que está de moda todo lo vintage y viene con fuerza una oleada de revival en todos los ámbitos de la vida cotidiana, sería una buena excusa para visionar,  gracias a las nuevas tecnologías y las redes sociales, los  videos de los setenta y los ochenta, así como visitar las hemerotecas. A veces estas sanas practicas aparte de poder conocer la historia más reciente- no estamos pidiendo que nos enfrasquemos en los siglos XVII y XVIII – nos ilustra acerca del comportamiento de nuestros líderes políticos y sociales de la época.

Un caso interesante y que incide en lo que estoy intentando demostrar, es poner de manifiesto las formas democráticas y transparentes que puso en practica el   magnifico gestor económico que tuvimos en aquel periodo mágico de los primeros gobiernos de UCD con Adolfo Suárez a la cabeza. Junto a él su fiel  escudero en política económica, el Vicepresidente Económico Enrique Fuentes Quintana (1924-2007). Doy fe que  durante ese periodo la coyuntura era grave, salía España de un período muy difícil de aislacionismo político y económico, no pertenecíamos a ningún club de ricos y poderosos países democráticos, etc. Pues bien, pasados algunos años desde 1975, el mentado Enrique Fuentes se responsabilizó de sacar a España adelante, se eempecinó de tal manera que lo primero que hizo fue dirigirse  a TVE en la primera cadena, solo había dos. Allí quedó para siempre un antes y un después sobre la teoría de los medios de comunicación  y su trascendencia política. Nos lanzó un discurso a los españoles, explicándonos con todo lujo de detalles, contando con lenguaje llano el diagnostico de nuestra situación económica y las terapias que D. Enrique y sus ministros de Trabajo y Hacienda proponían a los ciudadanos y ciudadanas. Se explicó cual era la tasa de inflación (44%) que padecía el país, la  tasa de paro y los demás desequilibrios macroeconómicos (déficit publico, balanza de pagos deficitaria, déficit energético, etc.). De aquí se perfilaron lo que serían los Pactos de la Moncloa (1977) que coadyuvaron a la resolución al menos parcialmente de los problemas estructurales que pesaban sobre nuestra débil economía.

Si comparamos aquel discurso con atención, podremos comprobar que poco se ha avanzado en la resolución de los grandes agujeros que todavía sufrimos, hoy  evidentemente más agudizados. Este es el mensaje que en esta ocasión quería recordarles. Ahora son otros problemas agravados debido a que no estamos solos, pertencemos a un club de economías privilegiadas y el euro solamente ha beneficiado al final al capital financiero y especulativo. Nos hemos cargado la industria,la agricultura y no se si también los servicios. Tierra quemada. Según un estudio publicado recientemente por la consultora PwC (Price Waterhouse)  en la primera edición del informa ESCAPE Index, en él analiza qué países serán capaces de desarrollar una recuperación económica vigorosa  a lo largo de los próximos años, España junto con su prima  hermana Italia, se encuentran en los puestos 26 y 27, de modo que atarse los machos.

Concluyo más relajado emocionalmente pues acabo de deleitarme viendo las imágenes de la exposición que se ha inaugurado la semana pasada en el Museo Thyssen de Madrid, sobre la retrospectiva dedicada al pintor de culto y de las naturalezas muertas, que es el francés Paul Cézanne (1839-1906); preciados tesoros que se exhiben en el Thyssen bajo el nombre de “Site/Non site”. Pero observando detenidamente los cuadros me detengo en aquellos que nos muestran su pasión por la pintura al aire libre, y en concreto los que aluden  a los caminos que recuerdan sus caminatas por la Provenza francesa, donde el espectador consigue mágicamente entrar en el cuadro.”La curva en el camino” es uno de ellos, son paisajes en los que dichos caminos están bloqueados por rocas y árboles, no hay salida, no conducen a ninguna parte. Esta sensación empieza a inquietarme, pienso que esta misma situación nos puede pasar a nosotros con la política económica del gobierno. Salgo inmediatemante del cuadro y procuro encontrar algún resuello en mi desasosiego.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *