Lennon en Almería

Un reflexivo John Lennon en la playa de Carboneras.
Estatua de John Lennon en Almería.

Estatua de John Lennon en Almería.

Es frecuente, en el viandante despistado, el gesto de sorpresa al tropezar con John Lennon, guitarra en mano, sentado informalmente  en una plaza o un parque de la ciudad de Almería. ¿Lennon? ¿El artista que cambió para siempre el destino de la música popular, fallecido en 1980? El mismo. O al menos su versión de bronce. Lo que encontrará nuestro confuso transeúnte es una estatua que homenajea el paso del ex Beatle por la ciudad andaluza hace cuarenta años, donde participó en el rodaje de Cómo gané la guerra (Richard Lester, 1967). La leyenda cuenta que fue en las playas almerienses donde encontró la inspiración para componer Strawberry fields forever, una de las cimas creativas de la banda de Liverpool. No es la única conexión de Almería con la cultura popular del siglo veinte. Durante dos décadas (los sesenta y setenta), la provincia se convirtió en un inmenso plató de cine en el que se rodaron innumerables películas. Todo el mundo recuerda a Sergio Leone y su trilogía del dólar (Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio, El bueno, el feo y el malo), rodadas en el mismo lustro en el que el genio de Liverpool viajó al sur de España. Y como hizo con Lennon, el municipio recordó a Leone renombrando con su nombre a una de sus calles.

En el año 1966 los Beatles atravesaban un periodo trascendental para sí mismo, sí, pero también para el futuro de la música popular. El período que comprende los lanzamientos de Revolver (1966) y de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967) suponen para los de Liverpool el arranque de una época de revolución musical, mediante sonidos innovadores nunca antes escuchados, influencias psicodélicas y una amplia vocación experimental y vanguardista.  En medio de aquella explosión creativa, John Lennon no atravesaba su mejor momento anímico. Hacía poco que la banda había decidido prescindir de los conciertos para centrarse en labores compositivas. El alboroto de los directos imposibilitaba la reproducción de tan complejos sonidos, y su rutina les hastiaba. Tanto tiempo libre influyó en las rutinas de un Lennon que se sentía perdido (un año antes Help había sido un sincero grito de auxilio). Se relacionó con las drogas (las alucinaciones del LSD se dejaría notar en sus nuevos textos psicodélicos), al tiempo que no dejó de lado su perfil polémico. Unas declaraciones en las que afirmaba que los Beatles ya eran más famosos que Jesucristo provocó una furibunda reacción en Estados Unidos (en Gran Bretaña apenas tuvieron trascendencia) por la que se vería obligado a disculparse.

Quizá tanto vaivén empujó a John Lennon a reflexionar sobre la necesidad de un cambio de aires. Aunque no fue sólo John quien creyó conveniente tomarse un respiro después de un lustro agotador en la cima. Los otros miembros del grupo decidieron embarcarse entonces en proyectos personales: Paul McCartney en la banda sonora de la película The family way (Roy Boulting, 1966), Ringo Starr en negocios inmobiliarios y George Harrison en asuntos filosóficos orientales. Por primera vez, la sombra de una posible separación rondaba en el ambiente. Entonces llegó la oferta del cineasta Richard Lester (director de A hard day’s night y Help), quien ofreció a Lennon la posibilidad de aparecer en su nueva película, una parodia antibelicista llamada How i won he war (Como gané la guerra). El músico aceptó y puso rumbo al lugar donde se iba a realizar el rodaje: Almería.

Un reflexivo John Lennon en la playa de Carboneras.

Un reflexivo John Lennon en la playa de Carboneras.

Seis semanas fue el periodo que John Lennon pasó en la provincia andaluza. Entre septiembre y octubre de 1966, el Beatle recorrió todas las localizaciones del rodaje distribuidas entre el desierto de Tabernas, Carboneras y el Cabo de Gata, luciendo un curioso aspecto enrojecido por la falta de costumbre de su piel a la exposición solar del cálido sur de España. El Delfín Verde, unos apartamentos situados en el actual paseo marítimo de la playa del Zapillo, se convirtió en su primer alojamiento. La leyenda cuenta que entre la serenidad y la sencillez del lugar nacieron las primeras líneas de Strawberry Fields Forever, grabadas con el magnetófono y la guitarra que el mismo Lennon llevaba a cuestas. La postura en la que su versión de bronce descansa en las calles de Almería está inspirada en las fotografías tomadas por Douglas Kirkland en  aquella estancia. La diferencia radica en el atuendo militar de la estatua, guiño a la película de Lester. Acostumbrado a una vida frenética y a sentir el histerismo de sus fans, el período almeriense permitió al artista reencontrar la paz mientras paseaba por las tranquilas orillas del Mediterráneo.

Los veintiséis años alcanzaron al genio en tierras andaluzas. Para celebrar tal día, Cynthia Lennon, primera esposa de John, valoró la idea de trasladarse al Cortijo Santa Isabel, también conocido como Casa Romero Balmes, palacete destinado al hospedaje de artistas durante sus rodajes. Cuentan que la verja de aquel lugar recordaba a John lennon a la de un orfanato cercano a la casa de su tía Mimi, llamado Strawberry Field. En la actualidad la villa ha sido renombrada como Casa del Cine de Almería, incluyendo la habitación John Lennon donde se homenajea el periplo del músico por la ciudad.

Douglas Kirkland inmortalizó a Lennon componiendo en el Delfín Verde.

Douglas Kirkland inmortalizó a Lennon componiendo en el Delfín Verde.

 

 

2 comentarios
  1. Quinto Murray
    Quinto Murray Dice:

    A pesar de haber sido un fan de los Beatles casi toda mi vida, no fue hasta conocer su antología, el saber de dicho momento. Como español, y descendiente de andaluces, no puedo más que enorgullecerme que uno de los genios de la música del siglo XX eligiera esta estancia de seis semanas en nuestro país sino que además le sirvió para componer uno de los temas más complejos y enigmáticos de los Beatles.
    Campos de Fresa para siempre, efectivamente, ese lugar mágico y misterioso que John evocaba, era un antiguo Hospital de Salvación cercano a su casa y del cual creo, sólo se conserva una valla; pero, es mucho más, un antes y un después, un hasta luego a las canciones sencillas románticas y un estruendoso hola a las composiciones maduras, surrealistas, oníricas y experimentales.
    Una de las promesas que aún tengo que cumplir con mis amigos es visitar los lugares “Beatle” de Almeria

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *