Las impresoras 3D llegan al usuario doméstico

Impresoras 3D llegan a casa.

Impresoras 3D llegan a casa.¿Qué son las impresoras 3D?

Pues nada más y nada menos que unas máquinas que nos permiten convertir en reales algunos objetos  que han sido creados en un ordenador mediante la inyección de polímeros por capas.

Las impresoras 3D no son algo nuevo en el ámbito del diseño industrial y de las prótesis médicas. Dichas impresoras 3D se vienen usando para infinidad de usos como el diseño de maquetas de prototipos, piezas para el diseño industrial, prótesis médicas y un largo etcétera.

La novedad surge en el momento en que, como casi todos los elementos tecnológicos,  dichas impresoras 3D alcanzan un coste económico asequible para el usuario doméstico. Actualmente nos encontramos en este punto y no es raro encontrar en algunos centros comercial, y con mayor facilidad, en algunos centros especializados en nuevas tecnologías, impresoras 3D que parten de los 1000 €.

¿Realmente son útiles las impresoras 3D en el ámbito doméstico?

Útiles pueden resultar. Algo muy diferente es que vayamos a amortizar su compra. Es evidente que quien adquiere una impresora 3D no está buscando su explotación económica, sino su disfrute personal mediante la realización de diferentes diseños. Esta afirmación nos lleva a plantearnos la siguiente pregunta:

¿Qué puedo hacer con una impresora 3D?

Como ya hemos comentado las impresoras 3D son utilizadas en diferentes campos del diseño, pero hay algunas aplicaciones que para el ámbito domestico son las más utilizadas:

Figuras y juguetes. Es fácil imaginar que una persona con dicha impresora y los conocimientos necesarios puede “imprimir” cualquier tipo de figura o juguete. Esto abre un campo muy interesante. Y no solo para que cualquier padre pueda diseñar el juguete totalmente a medida a su hijo, sino sobre todo para los aficionados a los wargames, que con la nueva tecnología que hoy presentamos  ya pueden realizar desde su misma casa sus diseños exclusivos alcanzando niveles de calidad equiparables a los modelos comerciales.

Impresoras 3D

Carcasas de teléfonos móviles. Dado el nivel de personalización que algunos usuarios de telefonía móvil requieren este puede ser un estupendo invento para poder imprimir desde casa sus carcasas para móvil totalmente personalizadas mediante un diseño CAD desde el ordenador.

Impresoras 3D para carcasas de móvil

Fusiles y pistolas reales. No todas las aplicaciones tenían que ser buenas y bonitas. Existe una gran polémica sobre el uso de estas impresoras 3D, ya que mediante esta técnica se pueden fabricar fusiles y pistolas de mano relazadas en materiales plásticos con la doble y implicación que esto conlleva. Cualquier persona con los conocimientos suficientes puede fabricar un arma de fuego y esta arma no contendrá elementos metálicos. Lo cual supone un hándicap en la detección de armas en lugares como los aeropuertos.

Impresoras 3D para fabricar armas de fuego

Y esta no es la única polémica que suscitan las impresoras 3D. También hay que tener en cuenta el posible mal uso que se le puede dar en la copia de elementos que posean derechos de autor entrando así en conflicto con las leyes de propiedad intelectual.

Los expertos en la materia anuncian que esta tecnología todavía tiene que avanzar para conseguir mayores niveles de calidad y una reducción de costes aun mayor.

Teniendo todo esto en cuenta ¿Qué te parecen las impresoras 3D? ¿Te animas a comprar una?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *