Honky Tonk Woman

portada_1914

Es sorprendente la cantidad de  recursos literarios y poéticos que ofrece la cultura del rock al mundo de la economía, nos da pie con cierta frecuencia para poder explicar alguna conducta económica tanto a nivel micro como macroeconomicamente. En este caso concreto, una de las canciones más emblemáticas de sus Satánicas Majestades me facilita la posibilidad de comentar una de las noticias que más se viene divulgando desde hace unos días en todos los medios de comunicación, se trata de la necesidad de introducir algunos cambios en la contabilidad del PIB.

Alguna vez he citado esta voz tan manida últimamente, todo se ha de medir en términos del PIB. El crecimiento económico, la deuda del estado español, las exportaciones o importaciones de cualquier bien o servicio, ya sean zapatos o naranjas o incluso salida de capitales en forma de inversiones. Esta macromagnitud es la más relevante para saber cómo va un país en relación con cualquier otro. De repente Naciones Unidas desde 2008 y ahora la  Unión Europea  ha decidido que todos los países hagan un esfuerzo estadístico por integrar los ingresos no contabilizados por la practica de la prostitución, el trafico y consumo de drogas, y con el tiempo y una caña acabar con la totalidad de economía sumergida. De modo que las autoridades responsables de la hacienda pública ya están manos a la obra, primero actualizando los garitos, clubs y bares de alterne repartidos por toda la geografía española. Y no solo eso, hasta piensan fiscalizar a todas las y los que practican el oficio más viejo del mundo, pero por libre. Este objetivo seguirá constando en la agenda, aunque costará más tiempo y más recursos controlar dichos movimientos y escarceos nocturnos. Las cifras que se viene manejando por los especialistas en estas materias aseguran que la prostitución genera unos ingresos de 18.000 millones de euros. Así que cuidado a los frecuentadores de estos garitos, igual tropiezan con algún funcionario estadístico y le somete a una encuesta in situ: precio del servicio, frecuencia media de visitas, calidad de dicho servicio, etc.

Asimismo se está haciendo algo parecido con el mundo del tráfico y consumo de drogas. Se está investigando todo sobre el mundo y mafias de la droga, ranking de consumo de sustancias, procedencia  y coste de cada unidad consumida. Hacienda sabe perfectamente que España es uno de los principales países del mundo en blanqueo de capitales cuyo origen es el tráfico de drogas. Cuando los países reciben estas instrucciones tan drásticas es porque los presupuestos van a estar muy controlados a partir de ahora, el PIB se convierte en una señal de éxito o fracaso económico, de modo que las naciones dispondrán de un déficit autorizado en función de la potencia de su PIB.

De ahí que ahora se  tenga que arañar hasta el último euro para que engrosen las cuentas del activo total del país, incluidos los encuentros sexuales y las sustancias consumidas. Desde luego, como dice el refranero español, no hay mal que por bien no venga, pero yo les animaría a que se diera algún paso más.  Ya puestos a investigar y fiscalizar, dotaría  de más medios a la administración para perseguir y acabar con la economía sumergida, tanto de las empresas como de los banqueros con sus inversiones en los paraísos fiscales, tan frecuentados por determinados grupos financieros nacionales. Veo bien que se controlen los ingresos de la prostitución y el proxenetismo, todo sea por un trabajo saludable y sin riesgos para la oferta y la demanda. También sería interesante que se practicara un poco más de transparencia acerca del destino final de todos esos miles de toneladas de alijos aprehendidos por la benemérita Guardia Civil y la Policía Nacional, imagino que se contabilizará como ingreso nulo. ¿Alguien me podría decir en euros el importe total de lo hasta ahora aprehendido a los cárteles y traficantes muleros en este primer semestre 2014?

Respecto al encabezamiento de este post rápidamente he recordado aquella pieza de los Rolling Stones que tanto lió armó en los setenta del siglo pasado, sabemos que la lírica de esta canción se desarrolla en Nueva York en un garito similar a los que proliferaban en el sur de los Estados Unidos, llamados honky tonk, en honor a los inmigrantes eslavos, polacos y húngaros a principios del siglo XX, que les llamaban despectivamente honky.Tonk por el nombre del creador de un piano, William Tonk &Bros, típico de los que sonaban en aquellos garitos de mala muerte, en los que la prostitución todavía ni se imaginaba que formaría parte del distinguido y señorial PIB.

Si alguno de mis lectores no simpatiza con el diablo de Mick Jagger, le ofrezco un tema que también dio mucho de si a mediados de los setenta y tiene mucho que ver con la temática del post, “Sex, drugs and rock & roll, interpretado por el poeta y estrella del rock británico Ian Dury, fallecido en el año 2000 .

2 comentarios
  1. Quinto Murray
    Quinto Murray Dice:

    Muy triste, de verdad; y de acuerdo al 100% con la idea de perseguir la economía sumergida. Si las cosas se hicieran bien, legalizando y regularizando la prostitución y luchando contra la economía sumergida, estarán entrando en las arcas públicas unos 100.000 euros al año; casi lo que se recortó en verano de 2012. Muchisimo dinero para pagar hospitales, escuelas, universidades, Policía, etc… yo no me lo pensaba dos veces

    Responder
    • vicente vera
      vicente vera Dice:

      Tienes también razón. Considero que con esta nueva etapa que inicia este país, a medida que vayamos saliendo de esta situación depresiva, los gobiernos a la sazón serán capaces de modernizar más la economía española. La Comisión Europea nos va a vigilar de manera permanente para evitar repetir los mismos errores de cometidos durante los años de la pre crisis. Se presume que todo se irá normalizando y recuperando cifras de crecimiento económico más elevadas. Todo va a depender del manejo de la deuda publica y de las cifras de paro.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *