El camarote de los Marx

Locura en un black friday.
Locura en un black friday.

Locura en un black friday.

Nos enfilamos hacia el fin del año 2014, en apenas unas breves semanas estaremos brindando de nuevo por un año nuevo. Habrá quien estará deseando decir adiós a este 2014, deseando que el próximo 2015 nos depare mejor suerte. Es momento también de reflexión y de análisis de los hechos políticos y económicos acaecidos durante el año, esto es lo que realmente nos importa a todos los que de alguna manera estamos involucrados en asuntos de empresas, de exportaciones, de relaciones entre los países, etc. Quien más, quien menos sabe que la evolución de las cifras económicas de 2014 no va a ser para tirar cohetes pero tampoco estamos más hundidos en la miseria. La situación de estancamiento es obvia, aunque a la luz de los datos de consumo y de compra de vehículos parece que se empieza a mover con un poco más de dinamismo. A la vista están los resultados del Black Friday, el CiberMonday y otras argucias para potenciar el gasto y el consumo anticipativo de las navidades próximas. En cualquier caso a medida que se acercan estas fechas nos entra de repente la fiebre del consumo, para los que puedan desde luego y también una especie de murria sensiblera por la cosa de los recuerdos pasados, son días en los que el gasto lo arregla todo.

Está claro que asistiremos al baile de cifras en cuanto a la proyección macroeconómica para el año que viene, se acerca el bombardeo de las proyecciones de los diferentes Servicios de estudios de las entidades financieras como el BBVA o el Banco Santander, el previsible Informe de Coyuntura del Banco de España, y no olvidamos a todos aquellos gabinetes de estudio de la economía española. Veremos como para algunos de estos analistas nos abrumarán con datos sobre el crecimiento económico del PIB, la previsión del aumento del IPC, el aumento del crédito a las familias y las empresas, así como la previsión más dramática, la del paro. A pesar de lo que nos pretendan comunicar, toda esta información la tenemos que relativizar absolutamente, España no puede tomar la iniciativa en casi nada respecto a los agregados económicos, todo va a depender de la evolución de las economías de la eurozona. Habrá que estar muy atentos a lo que pase en Francia, en Alemania, los datos y las políticas que los gobiernos respectivos están implantando no auguran nada bueno, más recesión y probablemente más paro. Aunque sabemos que ahora es España quien ha cogido velocidad y ya nos venden la moto de la recuperación, tiempo al tiempo.

No podemos descuidarnos de la dinámica de una economía como la rusa, el precio del petróleo en el mercado, cómo se pronunciará el cartel de la OPEP respecto a la oferta y demanda de oro negro, etc. Todas estas premisas internacionales van a condicionar y mucho la situación de la economía española durante 2015. El sentido común nos dice que Europa trata de acelerar la recuperación, la Comisión Europea es consciente del empobrecimiento de las masas consumidoras, del envejecimiento de la población, del atraso económico e industrial del sur del continente. Es urgente revitalizar Europa, espero y deseo que el presidente del BCE, Mario Draghi, nos de una alegría antes de fin de año.Se rumorea que finalmente el Banco Central Europeo va a tomar la iniciativa en la puesta en marcha de una batería de medidas financieras que impulse la circulación monetaria en Europa, establecer y acometer compras de deuda y otros activos a los estados miembros de la eurozona, para ver si es verdad que la Comisión Europea y Alemania en concreto, se comprometen de verdad con la recuperación y poder así estimular la propensión al consumo y el dinamismo económico en todas sus vertientes. Sobre todo generar capacidades, ilusión por el futuro, perder los miedos de Merkel y del Bundesbank ante un aumento de la inflación. Acabar con ese mito de la hiperinflación de entre guerras en Alemania, es el sentido común lo que debe imperar desde este momento. El riesgo puede ser otro. El austericidio, la pobreza generalizada, la exclusión social si que puede suponer a corto plazo un problema de deriva hacia una radicalización política, el éxito apabullante de alternativas políticas pseudo revolucionarias podría afectar a la confianza de los inversores en la economía española. Se acercan elecciones locales y autonómicas primero y generales poco después, no sería bueno que entráramos en un proceso electoralista de toma de decisiones, el objetivo ha de ser más bien de limpieza e higiene a fondo en los partidos políticos de la casta y estudiar con minuciosidad las propuestas que presenten los partidos alternativos, debemos comprender que en política los experimentos con gaseosa. No está el país para más aventuras y mentiras. En economía las mentiras tienen las “patas muy cortas”. El pueblo soberano no quiere más engaños y manipulaciones, es ahora cuando hay una confluencia de estabilidad en las finanzas europeas, la prima de riesgo está controlada, las agencias de clasificación están mejorando la calificación del bono español. La inversión extranjera se anima en nuestro territorio, de modo que hagamos (los políticos primero) todos las cosas bien, confiando que desde la Comisión Europea y el BCE apuesten de una vez por la recuperación y el crecimiento. Escribiendo este artículo y comprobar la ingente cantidad de personas, agentes sociales, instituciones, partidos, inversores y empresarios he tenido muy presente la secuencia magistral por divertida y grotesca que sucede en una de las películas magistrales de los Hermanos Marx, Una noche en la opera (1935). Imaginaros lo que podría pasar si todos los entes privados y públicos aquí citados los encerráramos en una habitación pequeña y con un tema único para debatir: el BCE y la expansión monetaria. Lo que daría por ver esa escena a través de un agujero. Impagable

Como sugerencia para estas fiestas navideñas os recomiendo que reviséis la cinematografía de los Marx Brothers, cine del bueno para recordar y pasar buenos momentos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *