El aguijón de Bergoglio

El Papa Francisco en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.
El Papa Francisco en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

El Papa Francisco en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Ha tenido que ser un Papa extranjero, el argentino Francisco, él ha sido protagonista en el sermón dedicado a poner en cuestionamiento la actitud de Europa ante los problemas internos, dudas existencialistas y también, ante la incertidumbre económica mundial. Elogiable la reprimenda del Papa Francisco, llamando “vieja y demacrada” a Europa, ha estado bien que una autoridad como la suya haya tenido la valentía y la sinceridad de exponer ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo las carencias y la falta de energía del viejo continente para afrontar y resolver los grandes desafíos que tiene delante y que, por su pasividad y burocracia, no está resolviendo. Más bien al contrario, se van acumulando y agravando los asuntos irresolutos y la convivencia se hace cada día más difícil y compleja. (Acordaros de la inmigración africana y el cementerio del Mediterráneo) : ¿A quien le importa África?
Esta desidia y abandono a la hora de atajar y coger el toro por los cuernos (actitud muy de nuestro Rajoy) está suponiendo que la propia Europa no avance al ritmo que lo está haciendo el resto de bloques económicos y políticos del tablero geopolítico actual. Se nos están empezando a parar las moscas, comprendo que atravesamos una crítica situación financiera en el continente, Estados Unidos y Japón también se han encontrado en estas mismas circunstancias, la diferencia está en la capacidad de reacción ante la resolución de los problemas. El BCE no ha demostrado todavía que dispone de instrumentos suficientes para acabar con esta situación de letargo y hundimiento de la moral y de los negocios. En cambio la Reserva Federal en USA y el Banco de Japón vienen adoptando medidas monetarias y fiscales que amortiguan el impacto de la crisis en las empresas y en la sociedad.

La Comisión Europea solo tiene buenos propósitos pero a la hora de ejecutar una política económica comunitaria no dispone de los resortes necesarios para coordinar una salida rápida de este marasmo social y económico. Diariamente escuchamos grandes discursos en pro de la integración europea, que solo saldremos de la crisis con más Europa; no vemos el desarrollo de esas reflexiones, no observamos avances en la implementación de una necesaria unión bancaria y una unión fiscal. Todos los colectivos y think tanks de alto nivel está comprometidos con estas metas, pero no llega el día de iniciar dichos procesos de acercamiento y mayor integración europea.
Ahora se encuentra en plena fase de difusión y evangelización el Programa Horizonte 2020, un ambicioso programa de ayudas y apoyos a las empresas europeas innovadoras (www.cdti.es), promovido por la Comisión Europea. Alrededor de 80.000 millones de euros para invertir en la modernización tecnológica e innovadora del tejido industrial y científico de la Unión Europea, es urgente una mayor inversión de las empresas en I+D.. En este aspecto he de confesar que se han puesto las pilas para transmitir a todas las empresas, tanto grandes como PYMES para afrontar y superar ese calificativo de “vieja” que bien dijo el Papa Francisco en sede europarlamentaria. Se disponen de cinco años,- evidentemente las propuestas se presentan en cada anualidad y se aprueban en ese mismo periodo- con suficiente presupuesto para presentar propuestas a la Comisión Europea, el objetivo para España es obtener una tasa de retorno del 9,5% para todo el programa. Este objetivo suponemos que influirá en una mayor creación de empleo a medio plazo. Este aspecto del paro es otro agujero social tremendo que tiene Europa también para resolver; si de verdad los europarlamentarios están absolutamente convencidos que Europa no es solo para los grandes capitales con capacidad para evadir impuestos con facilidad, han de actuar con energía e inmediatez. No podemos pretender tener una alta conciencia europeísta cuando nos sorprenden con noticias de evasión de capitales en Suiza o cualquier otro paraíso fiscal. Erradicar la economía sumergida de España e Italia, gravar fiscalmente a las grandes fortunas, obligar a la Banca europea para que colabore con la población que lo necesite, los pueblo han estado ayudando al sistema financiero con los rescates de determinadas entidades. Ahora que se rasquen el bolsillo con la sociedad que tanto les hemos ayudado.
La Unión Europea no ha de ser solamente un nicho de grandes fortunas y capitales, debe ser también una Europa social, solidaria y bien posicionada en los mercados globales. De este modo volveremos a ver tasas de crecimiento del 2-2,5% que nos permitan recuperar a nuestros científicos y sabios, forzados a la emigración por falta de presupuesto de nuestra administración pública. También es verdad que en España, es necesario que exista un gobierno no tan “abuelo” como el actual siguiendo con la denominación del Papa Bergoglio. Necesitamos un gobierno más enérgico, más europeísta, con más preparación y sobre todo con más ganas de trabajar por un país mejor y más sano, con mayor higiene política en sus programas y actitudes ante la sociedad que los ha votado. Todo lo que no sea esto, les garantizo que no saldremos del hoyo en muchos años. Aunque, para entonces será muy tarde. Ojala me equivoque.
Esta semana dedicamos el video musical a la norteamericana Patti Smith, con toda seguridad la veremos celebrando la Navidad en Roma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *