Draghi nos da alas

Draghi nos da alas

Draghi nos da alasEn estas últimas semanas se viene produciendo noticias económicas de diverso calado a efectos de una presunta y ansiada recuperación de la actividad industrial, y económica en general. La verdad es que la situación no está para tirar cohetes precisamente, pero de alguna manera la tendencia ha mejorado sensiblemente los números de las cifras macroeconómicas, salvo las cifras del paro y de la deuda. El paro mal que bien empieza a moverse a la baja, al menos mes a mes se observa una tímida mejoría, las altas en la seguridad social también es un reflejo de lo que comentamos, parece que la reforma laboral y la demanda internacional van tirando del carro.

Somos conscientes de las dificultades que todavía vive el país y los ciudadanos que han perdido su empleo y que por edad el mercado se resiste a que vuelvan a ser contratados por las empresas. Aún así también comprobamos que España ha salido de una situación de peligro, los financieros internacionales ya no nos miran con ojos de preocupación por la recuperación de sus inversiones. Incluso las agencias más famosas y reconocidas de ratings, Moody´s, Standard & Poors y Fitch han elevado las tres la nota asignada a España para confirmar nuestra capacidad de cumplir con los compromisos financieros, por ello nos asigna una nota de BBB, la anterior BBB- nos acercaba al bono basura. La elevación de la nota afirman que irá in crescendo, a medida que la tasa de crecimiento económico se encuentre por encima del 1,5 % durante los años 2015 y 2016, las tres hermanas nos elevarán la nota hasta llegar al cielo, con la triple AAA. Aquí cabria hacer un inciso y recordar aquella fascinante balada tan impecablemente interpretada por una de las mejores bandas de la historia del rock, Led Zeppelin y Stairway to Heaven. Robert Plant y Jimmy Page nos ayudan a escalar a la cima de la recuperación, dejaremos de pertenecer a los países con mayor riesgo de devolución de la deuda más los intereses convenidos y pactados.

Una novedad monetaria importante para el futuro a corto y medio plazo, ha sido la pronunciación del BCE, ayer en la conferencia de prensa desde Francfort en Alemania. Allí se produjo una nueva evangelización del banquero de la eurozona, proclamando que no estamos solos. Con el fin de animar un poco la aburrida y sosa economía europea, los tipos de interés vuelven a bajar 10 puntos, se sitúa el tipo central al 0,15%, además el dinero que hará llegar a los bancos no podrá quedarse en las cuentas que mantienen respectivamente con el BCE, si lo hacen serán penalizados con intereses negativos. Se compromete a lanzar al mercado durante los próximos meses 400.000 millones de euros, esta medida empujará un poco la inflación hacia arriba procurando mayor actividad empresarial. De modo que así sucederá siempre y cuando los bancos concedan liquidez de verdad a las empresas y las familias con el fin de utilizarlo racionalmente, creación de nuevas pymes o adquisición de vivienda.

A lo largo de las próximas semanas podremos ver si la coyuntura se estimula un poco más, con la política monetaria y fiscal los efectos de las medidas tomadas por los gobiernos y bancos centrales, no son de efecto inmediato; siempre existe un efecto retardo hasta que se detecta su eficacia, o por el contrario no surte ningún efecto en la economía. En la mayoría de las ocasiones se altera la actitud psicológica ante el entorno financiero que, se advierte llegará pronto. Podríamos definirlo como el fenómeno contemplado por Keynes, los animal spirits, que rondan por el corazón o por el pálpito de los empresarios ante un determinado momento económico.

En cualquier caso, Europa debería de reaccionar pronto. Es muy urgente salir de esta situación de murria, de tristeza y desolación que se ha estado viviendo en el continente, sobre todo en los países del sur. Políticamente empieza a pasar factura, en las pasadas elecciones del 25 de mayo así ha quedado demostrado. Se produce un corrimiento de fuerzas políticas del centro derecha hacia la izquierda más radical o bien se produce el efecto contrario de la pujanza de grupos neofascistas en Francia y Gran Bretaña. Estos hechos sociológicos no son buenos para una democracia estable que garantice un comportamiento tranquilo de las mayorías, evitando asustar al capital interno e internacional. Nosotros ya sabemos lo que es eso. Antes se ha citado la elevación de la nota de las agencias de rating, recordareis cuando pasamos a casi bono basura, nadie daba un euro por nosotros. La prima de riesgo la vimos rozando los 700 puntos básicos. Tuvimos que pagar una buena cifra en intereses por financiarnos. Las agencias igual que suben la nota, la bajan de inmediato. Confiemos en una evolución razonable de las cosas de la política y de la economía. Para ello disfrutemos con Led Zeppelin.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *