Dinah Washington: La rosa negra del Jazz

Dinah Washington

Dinah Washington

“Las cosas más importantes son el alma y la convicción” Dinah Washington.

Dinah Washington: Invita a soñar, volar, divagar, relajar…Así empezamos hoy, a deliberar sobre esta cantante, donde me conlleva a que, mientras la oigo, me tomo un café, pongo los pies encima de una mesa, y me dejo llevar por su aterciopelada y profunda voz.

Dinah Washington, o mejor dicho, Ruth Lee Jones-otra Ruth, al parecer se llevaba ese nombre durante esa época- nacida en Tuscaloosa, Alabama, en 1924 era la apelativa conocida como Queen D o Miss D, ya que de raza negra, era una de las tantas principales vocalistas femeninas de la música negra.

Me intriga esta señora, ya que ha sido una de las cantantes influyentes y destacables de su generación, como a Nancy Wilson, o la que en alguna vez os mencioné, Esther Phillips y Diane Schuur.

Lo que me gusta de esta artista, es que en las letras expresaba las aspiraciones y decepciones de la comunidad negra con un cierto humor sardónico y mordaz, tanto que a eso, se le suma lo de su nombre diferente al de su nacimiento, por que era discutido. Algunas malas lenguas como fuentes, indican que su manager del Garrick Stage Bar, la bautizó así; otros dicen que fue Lionel Hampton, un director de orquesta de Jazz. Su expresividad era una mezcla de la ternura Bessie Smith, la espiritualidad de Mahalia Jackson, la amargura de Billie Holiday y la perfección de Ella Fitzgerald, unido a la sensualidad de Marilyn Monroe.

Dinah Washington: Una dama marcada por la diferencia

Dinah Washington fue la primera estilista del mundo que se incorporó al canto gospel, como vocalista y pianista de los Sallie Martin Singers, que le fluctuó estilisticamente al reprochárle tanto despilfarro de su talento vocal en productos comerciales, aunque eso, le proporcionó un gran éxito.

Casi a finales de los años sesenta, consiguió un gran éxito en el mercado pop por aquel entonces con “What a Difference a Day Makes”-escuchada en varios anuncios televisivos-r espaldada después en su carrera musical en las baladas, al estilo del famoso Ray Charles. La muerte de Dinah, fué prematuro. Falleció a los 39 años, debido a una fuerte presencia de barbituricos mezclados con alcohol en su cuerpo.

Una pena que así fuera, ya que lo malo de esa época era encontrarse con ese tipo de estupefacientes para poder sobrevivir a tanta presión de estrés, unidos a su decisión de adelgazar rápidamente, su adicción al alcohol y drogas y su depresión constante por sus fracasos sentimentales.

Últimamente hay muchas imitadoras sobre esta tremenda vocalista, como Josh Stone, la famosa China Moses en plena alza -como se le compara últimamente con Dinah Washington-, entre otras. Aunque desde mi punto de vista, Dinah, es incomparable hasta a Aretha Franklin…

Me inspira pues, a seguir pesquisar sobre mis pensamientos, oyendo a este goce de voz, y disfrutando de ella mientras como bien dije, me voy evadiendo de pensamientos, a los que me llevan a quizá, ser impuros, ¿no? Qui lo sà… Buena semana de goce musical. Ni.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *