De la viñeta al fotograma (Parte II)

El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008)

La gran aventura de Mortadelo y Filemón (Javier Fesser, 2003)

La gran aventura de Mortadelo y Filemón (Javier Fesser, 2003)

La gran aventura de Mortadelo y Filemón (Javier Fesser, 2003)

En plena postguerra civil española nació, en el seno de la editorial Bruguera de Barcelona, una escuela de historietistas que imprimiría un sello propio a la producción de literatura popular española, capaces de combinar con acierto la sátira social y el entretenimiento más ingenuo. Entre todos ellos, un nombre: Francisco Ibáñez, padre de Mortadelo y Filemón, la mítica pareja de detectives privados al servicio de la TIA. Traducido a más de quince idiomas, hablamos del representante más popular de la tradición de historietas gráficas nacionales (también conocidas como Tebeos), enriquecida con nombres como Cuto, La familia Ulises, El Guerrero del Antifaz, Zipi Zape, El Capitán Trueno o Makinavaja.

El elegido para adaptar semejante símbolo del comic patrio fue uno de aquellos niños que crecieron entre las páginas del universo Ibáñez. Javier Fesser, con un guion escrito mano a mano con su hermano Guillermo (cincuenta por ciento del dúo cómico Gomaespuma), consiguió triunfar en taquilla, pero no terminó de convencer a los incondicionales del tebeo. Las acusaciones se centraron, sobre todo, en la alteración del carácter de los personajes y los atajos que tomaba la historia. Lo que la adaptación si supo captar, y  a las mil maravillas, fue el universo estético surrealista de la obra en papel con una magnífica escenografía y unos efectos especiales al servicio del slapstick tan propio de la obra de Ibañez.

Oldboy (Park Chan-Wook, 2003)

Oldboy (Park Chan-Wook, 2003)

Oldboy (Park Chan-Wook, 2003)

Referente de la cultura japonesa del  manga, Oldboy es una violenta historia de suspense y venganza, de influencia kafkiana, concebida por el escritor Garon Tsuchiya y el dibujante Nobuaki Minegishi  para la editorial nipona Futabasha. El conflicto presenta a Sinichi Goto, un hombre de 35 años cautivo durante los últimos diez en una habitación, sin conocer ni a sus captores ni el motivo de su encierro.

En el año 2003 el director surcoreano Park Chan-wook adaptó por primera vez el manga como parte de una serie de películas denominada trilogía de la venganza: Sympathy for Mr. Vengeance, Oldboy y Sympathy for Lady Vengeance. La visión de Park es descarnada, brutal y sin aderezos con un desenlace que magulla el alma. El realizador Spike Lee, diez años después, propone la revisión norteamericana, con Josh Brolin en el rol protagonista.

Hellboy (Guillermo del Toro, 2004)

Hellboy (Guillermo del Toro, 2004)

Hellboy (Guillermo del Toro, 2004)

Serie creada por el dibujante y escritor Mike Mignola en 1994 para el sello Legend de la editorial independiente Dark Horse, en pleno boom del cómic alternativo favorecido por el nacimiento de Image Comics (responsable de títulos como Spawn o WildCats). Hellboy es producto de un experimento nazi que pretende, con la ayuda del curandero Rasputin, conseguir el arma definitiva de carácter sobrenatural. El resultado fue un pequeño demonio rescatado por las fuerzas aliadas y criado en la Agencia de investigación y defensa paranormal. Mignola inspiraría su mundo en las mitologías nórdicas, griegas y rusas y en autores de ficción terrorífica como Edgar Allan Poe o H.P. Lovecraft.

En plena invasión marvel de las pantallas de todo el mundo, el director mexicano Guillermo del Toro (después de ocuparse de la segunda parte de Blade) adapta una propuesta diferente con unos códigos menos rígidos. Ron Perlman dio vida a su demoníaco protagonista. En su momento fue la quinta adaptación cinematográfica alimentada por el catálogo de Dark Horse, una década después de la primera de ellas: La Máscara (Chuck Russell, 1994).

Constantine (Francis Lawrence, 2005)

Constantine (Francis Lawrence, 2005)

Constantine (Francis Lawrence, 2005)

El prestigioso Alan Moore, autor de historietas como Watchmen, V de Vendetta, Desde el infierno o La liga de los hombres extraordinarios, concibió a John Constantine como secundario de La cosa del pantano para DC Comics en 1980. Casi una década después el personaje, un solitario nigromante adicto al tabaco, ganó en protagonismo con su propia serie de cómics de terror sobre el ocultismo (Hellbrazer), con una estética gótica y sombría.

Francis Lawrence rodó este crossover sobrenatural con cierta alma noir. La película confirmaba la tendencia hollywoodiense de convertir en superproducciones obras de culto, lo que molestaría a unos seguidores insatisfechos con una versión tan alejada (ni siguiera mantenía el título) de la original.

Los cuatro fantásticos (Tim Story, 2005)

Los cuatro fantásticos (Tim Story, 2005)

Los cuatro fantásticos (Tim Story, 2005)

Con Los cuatro fantásticos, el primero de sus éxitos para la Marvel, la pareja Stan Lee y Jack Kirby estrenaba la edad de plata de la historia gráfica en la década de los sesenta. En síntesis, nos encontramos con un cuarteto de astronautas que adquiere los pertinentes superpoderes al ser contaminados en una misión espacial, facultades relacionadas con los cuatro elementos de la naturaleza: tierra, aire, agua y fuego. En lo cinematográfico le correspondió el quinto turno de adaptaciones de la Marvel en una insípida propuesta a cargo de Tim Story.

La fiebre del cómic de Marvel propició una cascada de proyectos fallidos para la gran pantalla, extensibles a las adaptaciones del archivo de DC Comics. El nuevo milenio se desperezaba entre títulos insustanciales, intrascendentes y repetitivos que no ofrecían nada nuevo al género de superhéroes. Desde Daredevil (Mark Steven Johnson, 2003), hasta Linterna verde (Martin Campbell, 2011), pasando por Catwoman (Pitof, 2004), El castigador (Jonathan Hensleigh, 2004) y Elektra (Rob Bowman, 2005).

Sin city (Frank Miller, Robert Rodriguez, Quentin Tarantino, 2005)

Sin city (Robert Rodriguez, Quentin Tarantino, 2005)

Sin city (Robert Rodriguez, Quentin Tarantino, 2005)

La ciudad ficticia de Basin City es el violento escenario donde se desarrollan las distintas historias de Sin City, novela gráfica pulp creada por Frank Miller para Dark Horse como una versión más estilizada y violenta de la novela negra. Por la ciudad de pecado circula un repertorio de personajes de dudosa reputación relacionados con el mundo de la noche y el delito. Miller recurriría al blanco y negro para destacar la oscuridad del alma de su novela. Limitó el uso excepcional del color para resaltar aspectos emocionales de sus protagonistas, quienes relatan la historia en primera persona a través de una voz en off (guiño al cine noir de los cuarenta).

La fórmula repetitiva utilizada en las cintas de superhéroes recibió un mamporro con el estreno de Sin City.  Las superproducciones de la industria, por primera vez, perdían la inocencia. El cómic cobraba vida con fiereza para abandonar las viñetas y dar el salto a la gran pantalla cuadro por cuadro, bajo la dirección del propio Frank Miller, asociado con Quentin Tarantino y Robert Rodríguez, la pareja de realizadores más mediática del momento. La película adapta tres historias diferentes sin ninguna conexión entre sí más allá de la ciudad de fondo.

Una historia de violencia (David Cronenberg, 2005)

Una historia de violencia (David Cronenberg, 2005)

Una historia de violencia (David Cronenberg, 2005)

El sello Vertigo, parte de la poderosa DC Comics, se encarga de publicar novela gráfica de carácter más adulto, enfocado a temáticas criminales, de terror o de ciencia ficción. En el año 1997, John Wagner y Vince Locke publicaron por primera vez Una historia de violencia, primero en Paradox Press (otra división de DC) y más tarde en la mencionada Vertigo. Precursora en Paradox de Camino a la perdición (1998), representa el lado más maduro del mundo del cómic. Narra la historia de un hombre, de apariencia inofensiva, pero  con un pasado oscuro y alguna cuenta pendiente con la mafia.

En 2005 el canadiense David Cronenberg, maestro del horror y la ciencia ficción, la llevo al cine con la participación de la estrella Viggo Mortensen en el papel principal, tras concluir su participación en El señor de los anillos. Una cinta que engaña: un bucólico pueblo en el que se desencadena una trama con el alma negra que disecciona  los extremos de la violencia y sus consecuencias. Esas que, tarde o temprano, volverán para atraparte.

300 (Zack Snyder, 2006)

 

300 (Zack Snyder, 2006)

300 (Zack Snyder, 2006)

De nuevo Frank Miller aparece en la lista para aportar su nervio, en esta ocasión apoyado por la ilustradora Lynn Varley, con su llamativa escenografía y su poderoso trazado. 300 es el nombre de una serie gráfica limitada creada en 1998 para Dark Horse. En un formato que fusiona la fantasía histórica, dramatiza la batalla de las Termópilas en la que  300 guerreros espartanos, capitaneados por el rey Leónidas, contuvieron el avance del ejército persa en su camino hacia la conquista de Grecia.

La versión cinematográfica, tal fiel al cómic como lo había sido Sin City,  se convirtió en un péplum épico modernizado encargado a Zack Snyder, con el mismo Frank Miller en labores de productor y consejero. Gerard Butler encarna a Leónidas, en una película narrada en primera persona por el soldado espartano Delios. La taquilla respondió favorablemente ante el poderío visual de 300, mientras la crítica destacaba su originalidad y castigaba sus excesos.

Superman returns: el regreso (Bryan Singer, 2006)

Superman returns: el regreso (Bryan Singer, 2006)

Superman returns: el regreso (Bryan Singer, 2006)

Tres décadas después de su estreno en el séptimo arte, dos nuevas versiones de Superman, la figura más popular junto a Batman de DC Comics, invadieron nuestras pantallas. Como hace treinta años, lanzadas en formato blockbuster con vocación en ambos casos de elevar el tono maduro, sacrificando parte de la ironía y la vis cómica de la vieja adaptación de Richard Donner. El hándicap del recuerdo que Christopher Reeve impregnó en el personaje condicionó ambas producciones.

La primera de ellas, la de 2006, retomó la historia donde la dejó la saga de Donner en su segunda parte (ignorando la tercera y la cuarta). Bryan Singer, conocido en el mundillo por su trabajo en X-Men, dirigiría un proyecto que contaría con el desconocido Brandon Routh en la piel de Superman. No cumplió las expectativas, y la Warner Bros recurrió al hombre que había devuelto la dignidad a Batman para  resucitar la franquicia: Christopher Nolan. Junto a él recurrió a  Zack Snyder, acostumbrado a esta clase de proyectos tras dirigir 300 y Watchmen, para encabezar el proyecto de El hombre de acero. Sin embargo, la seriedad y trascendencia de la fórmula Nolan no convenció a la crítica.

V de Vendetta (James McTeigue, 2006)

V de Vendetta (James McTeigue, 2006)

V de Vendetta (James McTeigue, 2006)

El considerado como mejor escritor de historietas de la historia Alan Moore creó en 1982, durante su periodo creativo en su Inglaterra natal, la serie gráfica V de Vendetta para la revista británica Warrior, antes de ser adquirido en 1988 por la división independiente Vertigo, dentro de la editorial DC Comics. Apoyado en el ilustrador David Lloyd, Moore relata la insurrección de V, un misterioso y revolucionario anarquista detrás de una máscara de Guy Fawkes que se enfrenta a un gobierno fascista en el contexto de un distopía totalitarista. Su publicación coincidió en el tiempo con el gobierno conservador de Margaret Tatcher.

Con la producción de los hermanos Wachowski (su siguiente trabajo una vez terminada la trilogía Matrix), quienes también adaptaron el guion, llegó a los cines V de Vendetta. Hugo Weaving y Natalie Portman asumieron los papales principales, mientras que el australiano James McTeigue era elegido para la dirección. Alan Moore se desligaría del proyecto tras asegurar que la adaptación se alejaba demasiado de su obra original.

El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008)

El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008)

El caballero oscuro (Christopher Nolan, 2008)

Si la Warner Bros estaba preocupada por el futuro de la franquicia de Superman, más motivos tenía para el pesimismo con el murciélago justiciero de la ciudad de Gotham y sus infames adaptaciones de finales de los noventa. La trilogía de Christopher Nolan llegó para reflotar el barco. Primero con Batman Begins (2005) y luego con sus secuelas: El caballero oscuro (2008) y La leyenda renace (2012).

Nolan le devolvió la dignidad a Batman. Así, directamente. Sobre todo tras la frívola y festivalera adaptación de Joel Suchmacher, un lustro después de que Tim Burton se tomara ciertas licencias estéticas. La nueva saga se asienta sobre los preceptos sobrios del cómic original, abriendo la veda para superproducciones más adultas, reflexivas e inteligentes. Mención especial para el monumental trabajo de Heath Ledger como el Jóker, que a la postre le valió para alzarse con el Oscar a título póstumo.

Iron Man (Jon Favreau, 2008)

Iron Man (Jon Favreau, 2008)

Iron Man (Jon Favreau, 2008)

Los sesenta, en pleno apogeo de la guerra fría y la dualidad capitalista-comunista, fueron testigo de la explosión creativa de Stan Lee, imaginando personajes como churros. En 1963 le tocó el turno a Iron Man y su álter ego Tony Stark, un empresario millonario que resulta herido en el pecho tras ser secuestrado para construir el arma de destrucción masiva definitiva. En su lugar, Stark confecciona una poderosa armadura que le permite, en primer lugar, escapar y defender el mundo, posteriormente.

El hombre de hierro pertenece a un grupo más amplio de superhéroes conocido como Los vengadores. Tal circunstancia no iba a quedar en el olvido para los intereses conquistadores de la Marvel. Desde 2008 las aventuras de Iron Man (Jon Favreau, 2008), El Capitán América (Joe Johnston, 2011), Thor (Kenneth Branagh, 2011) y Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) se suceden en las carteleras como una cascada de blockbusters  infantiles y estereotipados, más pendientes de los efectos especiales y la broma fácil que de mantenerse fieles a la historieta original.

Watchmen (Zack Snyder, 2009)

Watchmen (Zack Snyder, 2009)

Watchmen (Zack Snyder, 2009)

 

Watchmen, una de las historia gráficas más prestigiosas de los últimos tiempos, nació en 1986 de la propuesta de Alan Moore a DC Comics para reconfigurar la figura del superhéroe. Otra vuelta de tuerca al concepto original, una visión más pesimista y crítica. El dibujante Dave Gibbons y el colorista John Higgins completarían el equipo de creadores.

En plena tensión política entre Estados Unidos y la Unión Soviética, la acción se sitúa en un alternativo 1986, en el que los superhéroes bien son utilizados como armamento político o bien operan al margen de la ley. Un habitual de esta lista, Zack Snyder, dirige la versión.

Kick-Ass: listo para machacar (Matthew Vaughn, 2010)

Kick-Ass: listo para machacar (Matthew Vaughn, 2010)

Kick-Ass: listo para machacar (Matthew Vaughn, 2010)

Icon Comic, sello de carácter más independiente de la todopoderosa Marvel, acogió en 2008 una novedosa propuesta de Mark Millar y John Romita Jr. Un directo al mentón del concepto clásico de las historias de superhéroes y a sus estereotipadas adaptaciones a la gran pantalla, con una vertiente más ácida, irreverente, hilarante, violenta, autoparódica y mordaz. De repente el mundo de la historieta gráfica comenzaba a reírse de sí mismo.

En la misma línea que antes Mistery Men (Kinka Usher, 1999), o después Scott Pilgrim contra el mundo (Edgar Wright, 2010), la parodia y el humor eclipsan las otroras intenciones justicieras y morales del género. La película británica dirigida por Matthew Vaughn conduce bien la esencia del original en un trabajo que resulta de lo más entretenido y políticamente incorrecto.

Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio (Steven Spielberg, 2011)

Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio (Steven Spielberg, 2011)

Las aventuras de Tintín: el secreto del unicornio (Steven Spielberg, 2011)

A la par que Asterix el galo, Las aventuras de tintín tienen el honor de figurar como la serie de historietas europeas más relevantes del siglo veinte. 24 álbumes forman la producción total del belga Hergé, desde que en 1930 se publicara por primera vez en la revista juvenil Le petit vingtieme el libro Tintín en el país de los Soviets, en el tramo europeo de entreguerras. Las peripecias de Tintín relatan los viajes por lugares (reales y ficticios) de todo el mundo del joven reportero, acompañado siempre de su perro Milú y de otros fieles colaboradores, resolviendo misterios y defendiendo las casas más justas.

Seguidor de la obra de Hergé desde que un artículo la comparase con En busca del arca perdida, Steven Spielberg adquirió sus derechos tras la muerte del belga en 1983. Tras más de veinte años sin que cuajara el proyecto, Spielberg y Peter Jackson se asociaron a finales de la primera década del nuevo milenio. Ambos decidieron que la animación,  aprovechando los avances tecnológicos aplicados al cine, representaría mejor su universo que una adaptación en carne y hueso. Las aventuras de Tintín: el secreto de unicornio se basa en el argumento de tres álbumes: El secreto del Unicornio (1943), El cangrejo de las pinzas de oro (1941) y El tesoro de Rackham el Rojo (1944).

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *