Cuidado con los idus de marzo

sorolla

sorolla

Los estimados lectores observarán que se está produciendo un decaimiento generalizado en el ámbito de las ideas económicas. Parece que el pensamiento y la reflexión sobre los problemas económicos están en fase durmiente. Llegará un momento, presionados por la Comisión Europea y algún otro elemento de la troika que tendremos que tomar decisiones ciertamente precipitadas sobre la continuidad de las reformas económicas pendientes y una vuelta de tuerca en el proceso de consolidación fiscal. Aparentemente da la impresión que todo va bien, la economía vive de las rentas y de la inercia de los regalos coyunturales del cambio del euro, del precio internacional del petróleo, de los negativos tipos de interés en Occidente y demás componendas que impulsan el viento de cola hacia una relativa tranquilidad emocional. Ya vendrá el tío de las rebajas con los ajustes en determinadas partidas del presupuesto, que por cierto veremos cómo queda al final de la escapada (Á bout de soufflé) como dejo dicho Jean Luc Godard.

Por otro lado, nuestros políticos siguen con su tablero de ajedrez intentando escenificar las diferentes estrategias que se les van ocurriendo a los pensadores de cada uno de los partidos en liza. A Felipe VI lo tienen aburrido, tiene la agenda congelada hasta que se resuelva definitivamente el asunto de la investidura o la convocatoria de unas nuevas elecciones para el 26 de junio: largo me lo fiáis. Sigo pensando que las capacidades y la resistencia, al final se agotan, hay reformas pendientes que posibilitarían un mayor dinamismo empresarial, más vidilla y dinamismo en la economía cotidiana, pero con esta situación de impasse, ni se crea más empleo ni se crean nuevas empresas o microempresas o incluso la inversión internacional se encuentra congelada en la nevera a la espera que los señores parlamentarios tengan a bien formar un gobierno de coalición o de concentración nacional que permitiera salir adelante, todos juntos por una sola idea : España.

Hay mucho ruido ahí afuera y tenemos la obligación de frenarlo y templarlo. Demostrar a nuestros socios en la eurozona y a los americanos que tenemos un gran país donde se puede crear más empleo, más empresas y ganar dinero todo el mundo. Hay que salir de este depresivo agujero que nos tiene acongojados y con el miedo metido en el cuerpo. Tenía razón Varufakis cuando decía que de nada sirve amontonar la deuda de los países de Europa, esa politica represiva financiera causa mucho daño a las economías europeas. Supone una sangría de millones de euros mensuales o trimestrales que salen para pagar solamente intereses a los banqueros de levita y chistera. Ahora el economista Thomas Piketty expone en la prensa internacional, la convocatoria urgente de una conferencia europea al estilo de Bretton Woods en el siglo pasado en New Hampshire en EEUU. Allí se debería plantear una reestructuración de la deuda soberana de todos los países: Grecia, España, Portugal, Irlanda, Italia, etc. Liberar lo que supere el 60% de los balances de deuda soberana. Los recursos ingentes que se podría destinar a recuperar y fortalecer el Estado de Bienestar de los ciudadanos europeos, cansados de tanto recortes y sacrificios en salarios y condiciones ínfimas para las pensiones de los jubilados del Sur de Europa. Y, por supuesto, fomentar y aumentar el presupuesto comunitario para la I+D+i, son necesarios también más recursos para las universidades, centros tecnológicos, pymes y microempresas para inculcar la innovación en todos los rincones de Europa.

Conocemos mediante la publicación por la OCDE de un informe en el que se argumenta que China, a pesar de no disfrutar del mejor momento económico, va a superar el presupuesto de los 28 países de la Unión Europea en concepto de inversión en desarrollo tecnológico, investigación e innovación. Es fácil criticar que es un gran país pero carece de libertades, sin embargo está en segundo lugar en el ranking mundial de naciones que más dinero gasta e invierte en su futuro empresarial. Y eso que es un modelo comunista, pero existen determinados hitos en la trayectoria de las naciones, que hacen necesario para el crecimiento económico y la salida de una depresión económica, que los lideres políticos tomen decisiones y se pongan al frente de la nave en esos difíciles momentos. Además se exige que tengan la sabiduría, el conocimiento y la altura de miras o incluso la visión de autentico lideres y estadistas que aglutinen y concilien todos los desencuentros con la finalidad de proponer un programa riguroso, sólido y cuyo fin sea exclusivamente salir de la depresión económica, de un estado de deflación permanente. Por eso en Europa necesitamos un autentico liderazgo político con capacidad para entender todas las sensibilidades ,dificultades y problemáticas generales de la Unión Europea, de manera que pudieran disponer de todos los avales necesarios para abanderar este urgente y necesario arranque hacia la cuarta revolución industrial que nos va a transformar a todos, ahí está la economía digital y la robótica en las industrias más diversas. Hay que reaccionar. Hay que salir de la pintura melancólica y costumbrista, nocturna de George La Tour actualmente en Museo del Prado, y contemplar también a nuestro admirado Joaquín Sorolla, su luz nos ha de iluminar y dar esplendor a la cultura y a la innovación, como el periodo de la Ilustración en el XVII. De lo contrario quedaremos fundidos en negro.

En esta ocasión recordamos a George Harrison, una versión en directo de uno de sus álbumes más reconocidos, All things must pass (1970). Recomiendo integra su escucha del contenido completo de la obra, sus tres LPs.