Sangre española

Vasos políticosCorre el calendario y nos encontramos a diez días de las elecciones del 26 – J. Conocemos suficientemente bien a los representantes  y cohortes de los partidos políticos en liza y nos preguntamos si realmente detectamos alguna novedad digna de ser subrayada en la exposición de la oferta electoral. En cuanto al contenido no observo nada diferente, nada  nuevo. Sí veo novedoso el programa que ha presentado la coalición Unidos Podemos, ya conocida como modelo IKEA, por su gran parecido con los catálogos de producto que ofrece la empresa sueca tan mentada en nuestra provincia. No sé si al final se le dará asiento definitivo en algún territorio de la capital alicantina. Demasiada paciencia y templanza nos vienen mostrando los ejecutivos del norte de Europa. Sí que es cierto que se ha suscitado un gran debate sobre los impuestos, unos dicen que los bajan y otros que a medio plazo los subirán, siempre diferenciando entre las figuras impositivas, IRPF y el IVA. Lo que también observo es una continuidad en los criterios o argumentos de defensa de las políticas respectivas en cuanto a derechos sociales, contratos laborales, nuevas reformas del mercado de trabajo, recuperar derechos secuestrados en el ámbito laboral, pero  no veo mucha preocupación por los temas de I+D + i y la educación en todos los niveles. Ahora y ante la compleja dinámica y efectos de la globalización que se avecina son inversiones centrales para el futuro de nuestro país a medio y largo plazo. Acertar en este campo de la innovación y la educación desde la niñez hasta la universidad va a ser una herramienta clave en el desarrollo económico futuro. Al hilo de esta reflexión me entero que posiblemente la futura Agencia Valenciana de Innovación quede ubicada en Alicante , en una zona integrada dentro de las instalaciones de la Ciudad de la Luz. Ya saben “los jueves milagro”. Esta semana pasada se han reunido en Alemania los miembros del Club Biedelberg, nada ha trascendido todavía pero no se preocupen que lo iremos experimentando en pequeñas dosis durante los próximos años. Dice un estudioso de esta secreta organización mundial que se trata de poderes fácticos mucho más poderosos que el mismo presidente de EEUU, y estos son  los que de verdad mueven los hilos del mundo mundial.  Todo aquel que haya entrado en el buscador de Google comprobaría que el día 14 de junio se conmemoraba el nacimiento de un gran científico nacido en Viena en el año 1868. Este ilustre investigador, Dr. Landsteiner se empleó a fondo en el estudio de la hematología, inmunología  y bacteriología. En una palabra, estudió y observó el fantástico mundo de la circulación sanguínea en el ser humano y descubrió la existencia de tres tipos de diferentes de hematíes: A, B y 0. Con esta nueva y revolucionaria diferenciación sanguínea se consiguió que se pudieran realizar transfusiones de sangres seguras al saber de antemano la compatibilidad. Toda esta explicación viene a cuento por lo siguiente : se podría haber previsto seguir con las enseñanzas del Dr. Karl Landsteiner, Premio Nobel de Medicina y Fisiología,  y haber realizado algún ensayo clínico de relevancia absoluta con los cuatro representantes políticos actualmente de nuevo en liza electoral, y digo yo : ¿ Hubiera sido más atractivo haber realizado transfusiones sanguíneas en cada uno de ellos, de tal suerte que hubiéramos obtenido,posiblemente a unos líderes totalmente renovados e incluso nos habría sorprendido con una mayor capacidad de negociación y de transparencia en sus modelos políticos exhibidos durante la campaña electoral.

Este enfoque de la circulación de la sangre como eje explicativo del sistema económico y político no es nuevo, al contrario. Ya en 1758 se publicó en Francia el conocido Tableau économique, libro que contenía los principios de la ideas de los fisiócratas. Se reconoce que este sea el primer trabajo que describe el funcionamiento de la economía de forma analítica  y puede considerarse la primera contribución importante al pensamiento económico. La Tabla Económica de Francois Quesnay es la primera representación grafica de los flujos de dinero en una economía.Quesnay fue un medico eminente y había participado durante principios del siglo XVII en las investigaciones sobre la circulación de la sangre en el cuerpo humano. De ahí que este medico de la corte y con gran mentalidad economicista asociara el movimiento de la economía al flujo circular de la sangre. Siendo el dinero el equivalente al efecto que produce la sangre en el cuerpo. Como ven, la economía y la medicina siempre han estado muy estrechamente interrelacionadas, siendo  así que se han cruzado sus hipótesis y sus investigaciones en determinadas ocasiones. Evidentemente, estoy reflexionando de manera puramente metafórica. La idea que pretendo transmitirles no es otra que la de lamentar la carencia de formulas renovadoras en la exposición de criterios políticos y económicos ante la difícil legislatura que se avecina. Estoy plenamente convencido de que todos ellos no tiene en absoluto nada claro cómo piensan acometer la realización de sus programas expuestos en los mítines y en los debates a cuatro que hemos visto esta semana. También es cierto que, a pesar de los pactos que se consigan formalizar para culminar en la investidura, la  acción de gobierno arrancará con las presiones de la Comisión Europea y los papeles del Club Biedelberg. Por eso decía yo lo de la sangre nueva y renovada que permita encarar esa legislatura que se promete agitada y convulsa. Y para terminar, lo haremos también haciendo un homenaje a Manolo Tena (1951-2016), cantautor y compositor fallecido recientemente. A pesar de una vida y una existencia complicada por sus problemas de salud, fue  un gran músico y nos ha dejado temas muy significativos tanto en su carrera profesional como  para la historia del pop español. Quiero concluir también con ese grito a la pasión española y que tanto hemos oído en los programas de radio de la época o incluso en sus intervenciones en magazines musicales en las televisiones: Sangre Española :

“Cuando no estás quiero llorar/ cuando no estás la pena mi corazón encadena/ Cuando tú estás no se estar triste/ cuando tú estás tus lazos son mi libertad.”  Elijan ustedes mismos su pareja política con el fin de recuperar la sangre y la pasión española que todos llevamos dentro.

Industria 4.0 y cibercalzado

La Familia Zapato

La Familia Zapato

En esta ocasión, y con la aquiescencia de mis lectores, no tengo intención manifiesta de hablar o comentar nada de política, me refiero a la convocatoria de nuevas elecciones generales para el próximo 26 J. Es difícil no hablar del Gobierno y Oposición, porque hoy todo es política. No solamente parlamentaria y de partidos sino sus vertientes relacionadas con la política económica derivada de la buena o mala gestión de un determinado equipo de gobierno. Quiero decir que no se entiende la dinámica de un país si no contamos con una responsable política industrial, monetaria  o fiscal. A lo largo de esta columna me voy a centrar en el estudio del sector calzado, obviamente, desde el lado de la industria y sus expectativas de futuro. Antes de continuar quiero dejar en la bandeja de entrada los conceptos que me gustaría reflexionar en relación con la industria zapatera: Definir el concepto que se viene publicando con insistencia en los medios: Cuarta Revolución Industrial. Industria 4.0 y el crecimiento de las exportaciones de calzado de señora como referencia de la buena salud que gozan nuestras empresas manufactureras en la Comunidad Valenciana y en la ciudad de Elda más concretamente. Desde mediados del siglo XIX hay evidencia reconocida por los historiadores de la economía de la comarca de una incipiente industria o más bien la creación y difusión por el territorio de pequeños talleres artesanales donde se fueron fabricando los primeros pares de zapatos de chicarro, señora  y caballero, con el paso del tiempo se produciría la especialización por zonas muy próximas unas de otras: Elda, Elche, Monóvar, Villena, Almansa, etc. Como siempre se ha caracterizado esta forma de superviolencia a lo largo del tiempo, con mucho trabajo y denodado esfuerzo, nos adentramos en pleno siglo XX. Será a partir de los años 1920/1930 cuando la industria recibe un fuerte impulso, tanto  por la demanda de calzado militar para los soldados combatientes en Europa durante la Primera Guerra Mundial, instalándose en la zona capitales franceses y belgas para la fabricación de este calzado militar. Pocos años después, proliferan junto con los clásicos talleres las grandes fabricas levantadas con dinero autóctono y creando ya en aquellos lejanos años, sus propias marcas. Algunas de ellas llegarán a ser muy reconocidas dentro del mercado nacional, la  exportación todavía no había llegado. La demanda nacional cubría la producción de las fábricas instaladas en la comarca. En este tiempo ya se había introducido cierta tecnología que permitía alcanzar unas producciones diarias importantes, además tanto las máquinas como la mano de obra vivieron unos años de necesaria complementariedad. Las plantillas llegaron a ser muy elevadas, había fábricas con 200/300 trabajadores y una óptima combinación capital/trabajo con el movimiento ludita ya alejado de esta industria.

Una vez terminada la Guerra Civil, la industria vive uno de los periodos más difíciles y complicados para la fabricación ordenada, las carencias de materias primas, los sucesivos cortes en el suministro eléctrico, etc., pero como siempre sucedía, el sector poco a poco iba renaciendo de sus cenizas, como  ave Fénix. Se cruza el desierto de la cruda y fría posguerra y allá por los años 50 del pasado siglo, se empezará a ver un poco de luz, no olvidamos que estamos aislados del mundo absolutamente, seguimos sin la válvula de la exportación, se carecía de una peseta convertible todavía y el sector se concentra en la demanda procedente de las grandes capitales y ciudades españolas. A partir de 1959, con el milagroso Plan Estabilización Económica provoca una relativa apertura hacia el exterior: Europa y los EEUU. Periodo magníficamente narrado por los economistas Juan Velarde, Fabián Estapé, Tamames, Juan  Sardá etc, y políticos como Alberto Ullastres, también economista y Ministro de Comercio auspiciador de la apertura de las negociaciones que terminarían años más tarde con el  ingreso de España en la Comunidad Europea.

Entre los años 60/70 España y sus zapatos da un salto cualitativo y cuantitativo en lo que a exportaciones se refiere y nos convertimos en importantes productores de calzado con reconocimiento internacional, y así hasta nuestros días. No podemos olvidar el daño causado por las importaciones de China, los efectos negativos de una globalización geopolítica muy severa que supuso una obligada transformación económica del sector, renovando viejas fórmulas de comercio que ahora resultaban inservibles y caducas. De nuevo los fabricantes aunaron esfuerzos y supieron adaptarse a las nuevas exigencias de los mercados internacionales. Y de repente nos encontramos con la Cuarta Revolución Industrial, esto es, la aparición con fuerza de la economía digital, la  Industria 4.0 que implica una nueva vuelta de tuerca en las formas de producir y comercializar el producto final. Es decir que la implantación de todos los dispositivos digitales y de venta están desarrollando una perfecta revolución en el campo del marketing. Antes un empresario necesitaba un ejército de viajantes con sus respectivos “maletones” conteniendo las muestras de sus colecciones de zapatos y salir a cumplir una ruta comercial, nacional y/o internacional. Sin embargo, actualmente, con una tablet, un personal computer o incluso con un smartphone tienes el recorrido hecho y además la fábrica recibe su pedido en tiempo real y personalizado. Desde Bruselas se viene impulsando la necesidad de adaptarse a este conjunto de tecnologías innovadoras que conforman lo que se denomina “La Fábrica del Futuro”, incluyendo los avances en robótica y el desarrollo de la European Innovation Agenda. Fábricas absolutamente interconectadas con todos los elementos que componen la cadena de valor de la fabricación de calzado: Diseño, proveedores, clientes y financiación. A partir de ahora, serán las tecnologías las que determinarán el éxito o fracaso industrial. Esta estrategia implica, sobre todo, mucha inversión en I+D +i, sin olvidar la tenaz y constante búsqueda de fórmulas que acentúen niveles excelentes en competitividad internacional. Ahora solo queda que este gran desafío que tiene por delante el sector calzado llegue a calar en el ámbito social. A pesar de la automatización y robotización futura siempre será necesaria la intervención, y la participación de hombres y mujeres allí donde la tecnología no llega. Como apunte final, podría asegurar que mediante la paulatina consolidación de los nuevos modelos de negocio, que de forma inexorable se verán implantados en el mundo zapatero, auguramos unos niveles de productividad y competitividad muy favorables para el futuro crecimiento de las exportaciones.Por consiguiente, esperamos unos resultados óptimos para mantener el liderazgo del sector en los distintos ranking e informes de coyuntura, que sucesivamente se presentarán a la sociedad, confirmando, por  lo tanto, un horizonte económico de estabilidad y crecimiento. Sería una muestra más de agradecimiento y homenaje a todos aquellos fabricantes e industriales que desde finales del siglo XIX se iniciaron en este complejo mundo de la manufactura del calzado.

K.C. Sunshine Band pone la guinda a esta reflexión sobre la industria zapatera de España . Música que exige unos buenos zapatos para moverse rítmica y cómodamente. Éxito de la etapa disco music en los Estados Unidos.

keynes

¿Hacia dónde va nuestra economía?

keynesUna vez más tenemos que hablar de la complicada situación política que viene padeciendo España desde el pasado 20 de diciembre. Está siendo imposible poder afinar las estrategias partidistas de las cuatro formaciones actualmente en liza. Si en los próximos días no hay acuerdo, Felipe VI tendrá que disolver el Parlamento y anunciar la convocatoria de unas nuevas elecciones generales para el 26 de junio. Es difícil entender que esto nos está pasando, comprendo las respectivas ideologías y principios de estos partidos. Lo que ya me cuesta entender es el exceso de ego y protagonismo de sus líderes. No se está trabajando por la estabilidad y el futuro de este país. Si todos ellos hubieran antepuesto el objetivo de sacar a España de este barullo político en el que se encuentra, seguro que ya se habría producido algún tipo de acuerdo o pacto para alcanzar una investidura, y la formación de un nuevo gobierno que acometa la segunda fase de reformas necesarias para sanear las cuentas publicas, y los diferentes déficits fiscales generados por el excesivo gasto publico producido en las autonomías, unas más dilapidadoras que otras.
De cualquier modo, las cosas están como están y no hay nada más que hacer, solamente esperar resultados electorales que permitan, con la máxima celeridad, la creación de un nuevo ejecutivo. A continuación ver qué programa económico se piensa desarrollar para la próxima legislatura, eso si, siempre supervisado por la Comisión Europea y sus lideres más exigentes y rigurosos. Una vez España disponga de un equipo económico, tendrá que iniciar un proceso largo y complejo de negociación, para conseguir una vuelta de tuerca más en el proceso de consolidación fiscal. Llegados a este crucial momento, presumimos que el programa de ajustes no será fácil de digerir para las capas sociales más necesitadas. El grado de desigualdad sufrirá un tremendo impacto en la sociedad española, si ya de por si, gozamos de un inusitado nivel de pobreza energética y un porcentaje de desempleados que ya no perciben ningún tipo de ayuda social, me temo que las protestas de sindicatos y partidos anti austeridad serán otra vez actualidad.
Durante este tiempo, con un gobierno en funciones, España ha perdido de manera notable los beneficios y ventajas para nuestra estabilidad económica que podríamos haber conseguido, aprovechando una coyuntura monetaria favorable por los tipos de interés negativos, incluso por el buen precio del crudo y además por el tipo de cambio euro/dólar. Lo que se suele denominar “el viento de cola” de los beneficios extra que he comentado. Naturalmente, la gestión de la cosa pública está casi paralizada hasta el nombramiento de un nuevo presidente electo que sea capaz de formar un gobierno en toda regla, mientras tanto las inversiones se encuentran en lista de espera y también buen porcentaje de las empresas se encuentran a la expectativa. No podemos anticipar ninguna programación económica. Todos los procesos de inversión están muy pendientes del color del gobierno y de su intensidad reformista, ¿o alguien está pensando en una solución de izquierda revolucionaria?
Ahora, en estos instantes, solo queda pensar que el próximo gobierno tiene arduas tareas por delante. Pero sobre todo, trabajar para incentivar a las empresas PYMES para la creación de empleo juvenil, formación de aquellos jóvenes que ni estudian ni trabajan, la famosa generación perdida. Establecer definitivamente el estudio y diseño de un plan de inversiones para robustecer los canales de la innovación. Controlar el gasto suntuario de toda la administración pública: Diputaciones y Ayuntamiento. Autonomías y Gobierno Central. Estoy convencido que se programarán reformas de calado, pero todo lo que no pase por un apoyo incondicional al tejido empresarial, no conseguirá impulsar la economía española: fiscalidad, regulación laboral, comercio exterior, financiación PYMES y autónomos.
No olvidamos la necesidad y urgencia por la continuidad de una feroz campaña para combatir el fraude y la evasión fiscal. Tolerancia cero hacia las corruptelas de los políticos y de los partidos. A ver si aprendemos de una vez: A la política se va para trabajar por este gran país que es España y que gracias a muchos factores internos y externos nos visitan más de 60 millones de turistas al año. Y lo ven y disfrutan todo, turismo rural, playa y cultura en su sentido más amplio, desde la gastronomía hasta el descubrimiento del arte y la pintura española. Y además ayudan al PIB. Esto hay que mimarlo, cuidarlo. Y así todo. O nos reconvertimos políticamente o, por el contrario, no podremos seguir los pasos de nuestros socios en Europa, con lo que esto significaría. De modo que, siempre más Europa y más responsabilidad a los diferentes lideres políticos. Entiendo y asumo que será difícil, pero no hay otro camino.
En recuerdo a la figura del economista John Maynard Keynes (1883 – 1946), del que conmemoramos el 70 aniversario de su fallecimiento, un 21 de abril. Un hombre de gran talento y humanidad y que tanto aportó al conocimiento de la ciencia económica en los libros y en la política económica aplicada, en la mayoría de las economías de mercado. Por ello, pongamos los cimientos para estimular los animal spirits entre los empresarios españoles.
Próximos a la celebración del día del Libro y conmemorando el 400 aniversario del nacimiento del genial Miguel de Cervantes Saavedra, os dejo con un vídeo que promociona una obra musical liderada por el maestro Jordi Savall y que repasa todo el cancionero del tiempo de Cervantes.

Draghi y la insolidaridad de las finanzas

helicoptero-draghi

Se acerca la primavera y pronto nos iremos despojando de alguna de las múltiples prendas que nos ponemos todos los días durante el duro invierno, aunque  el nuestro no ha sido demasiado frío ni demasiado lluvioso. En cualquier caso nuestro cuerpo y la mente se van adaptando sigilosamente a esta nueva época del año donde siempre predomina la luz y las temperaturas más calidas. Esa luz que nos ha deleitado siempre que hemos contemplado la pintura de Joaquín Sorolla, como ya habréis visto en el post anterior. El sábado pasado tuve la gran oportunidad de visitar una exquisita exposición de pinturas y dibujos del maestro Sorolla, la podéis visitar en el Museo del Carmen en Valencia. Unos días antes se había producido la llamada de Draghi  a los mercados financieros: el druida Draghi sacó de su mágica chistera una panoplia de medidas de corte monetarista con el fin de calmar a los impacientes políticos y banqueros, por el retraso en la salida de la deflación,y conseguir en un plazo razonable un poco de inflación que nos ilumine y nos anime a consumir más así como las empresas se decanten por pedir prestado a su banco para ampliar su negocio o crear alguna micro empresa .

El problema está en que tenemos tan dentro de nosotros la crisis que no hay helicóptero que nos impulse a salir al mercado y autoconvercernos que la recesión ha terminado. Hay todavía miedos muy dentro de los cuerpos y de las mentes de los españoles. Es probable que al llegar la primavera traiga consigo un nuevo gobierno nacional que nos provoque un subidón. Este cambio es el que necesita nuestro país. Costará un tiempo conseguir que mediante un proceso generalizado de catarsis colectiva, expulsemos  de nuestro interior todos aquellos miedos e incertidumbres que se han ido posando sobre el interior de nuestra alma, algo  ciertamente muy profundo y muy pegado a los sentimientos más hondos y más pétreos de las personas.

Naturalmente que todos deseamos ver la luz y el sol, o aquello que dijo el director Jose Luís Cuerda: “Amanece que no es poco”. Ante esta evidencia volvemos a deprimirnos porque los medios de comunicación nos asestan otro golpe que nos mina la moral si cabe un poco más: Estamos ante una nueva recesión económica, se especula desde determinados foros económicos sobre la posibilidad de  un nuevo pinchazo de alguna burbuja, esta vez desde la trinchera financiera. Es posible que el origen de la misma proceda de la acusada inestabilidad en el mercado chino y sus secuelas arrastrándonos irremisiblemente hacia la recesión otra vez. También se argumenta con el asunto de las medidas de política monetaria que viene aplicando el BCE con su capitán Mario Draghi al frente. Hasta hace unas semanas el Banco europeo ha estado inyectando más de 60.000 millones de euros todos los meses, comprando deuda y activos a los bancos, esto  hace un balance de 720.000 millones de € desde que se implantó esta medida de expansión monetaria (Quantitative Easing). Ahora y con el nuevo paquete de medidas nos dice que el BCE continuará con la manguera monetaria. En esta ocasión la cantidad mensual será de 80.000 millones de € y además vuelven a bajar los tipos de interés hipotecarios y los básicos para créditos a empresas y prestamos para la financiación de bienes de consumo, situandose en el 0%. Lo que decía al principio, de nuevo llegan el batallón de helicópteros inundando de dinero el mercado financiero. Y aún así como digo no salimos de la trampa de la liquidez keynesiana. En España estamos un poco hartos de tanto experimento monetario que solamente se benefician los bancos. Otro gallo nos cantaría si toda esa masa monetaria aplicara a la creación de empleo y mayores inversiones empresariales. Esto confirma una vez más que vivimos en una economía absolutamente capitalista, dominada  por los monopolios industriales, mercados oligopolistas y grandes grupos empresariales. Sin embargo no quieren entender o no les interesa saber, que el mayor tejido empresarial en Europa está constituido por pequeñas y medianas empresas, las que de verdad crean empleo estable  Estas no figuran ni cotizan en Financial Times o en el Wall Street Journal. Estos empresarios siguen calzándose sus botas de seguridad y el mono de trabajo. Estas son las empresas a las que hay que ayudar de verdad. Mientras tanto la vida sigue, con un empleo cada vez más precario, salarios de subsistencia, contratos que no son contratos para un país que forma parte de la eurozona y de la Unión Europea y en el que sus dirigentes y prebostes se sienten en las reuniones del G-20. Esto es lo que ha conseguido la globalización, se  han cargado todos los valores de las personas y ha convertido a Occidente en una lucha por la supervivencia. Una reflexión final a modo de conclusión sería : En los últimos meses ha quedado muy patente lo poco que les importan las vidas de las familias observando, si todavía tenemos sensibilidad, las imágenes de los refugiados y sus familias, en un entorno inhumano y hostil en pleno siglo XX y en el corazón de Europa. La depravación del político y del gobernante es manifiesta en este tipo de situaciones, existen  otras formas de resolver un problema de estas características, no se altera nadie cuando vemos  que hay  disponibles miles de millones de euros para salvar bancos, comprar activos malos, deuda y otros instrumentos que han enriquecido a los grandes capitalistas y banqueros.Pero no hay euros para atender con dignidad y humanidad a las familias que huyen de la miseria, del  hambre y de las guerras que han provocado para verificar el buen funcionamiento de las armas que les han vendido con excelentes márgenes de beneficio. Europa vuelve a los tiempos más oscuros y depravados de su historia más reciente. Se pagará cara esta manifiesta insolidaridad, estoy convencido. Nadie se acuerda de los europeos y en concreto, miles  de españoles, que  tuvieron que salir con lo puesto. Si olvidamos la historia de las gentes con tanta facilidad no tenemos futuro.

Para ayudar en la lectura de estas pesimistas reflexiones he pensado que nos puede aliviar las penas la escucha de esta gran obra del maestro Beethoven y el recientemente fallecido director austriaco Nikolaus Harnoncourt.

sorolla

Cuidado con los idus de marzo

sorolla

Los estimados lectores observarán que se está produciendo un decaimiento generalizado en el ámbito de las ideas económicas. Parece que el pensamiento y la reflexión sobre los problemas económicos están en fase durmiente. Llegará un momento, presionados por la Comisión Europea y algún otro elemento de la troika que tendremos que tomar decisiones ciertamente precipitadas sobre la continuidad de las reformas económicas pendientes y una vuelta de tuerca en el proceso de consolidación fiscal. Aparentemente da la impresión que todo va bien, la economía vive de las rentas y de la inercia de los regalos coyunturales del cambio del euro, del precio internacional del petróleo, de los negativos tipos de interés en Occidente y demás componendas que impulsan el viento de cola hacia una relativa tranquilidad emocional. Ya vendrá el tío de las rebajas con los ajustes en determinadas partidas del presupuesto, que por cierto veremos cómo queda al final de la escapada (Á bout de soufflé) como dejo dicho Jean Luc Godard.

Por otro lado, nuestros políticos siguen con su tablero de ajedrez intentando escenificar las diferentes estrategias que se les van ocurriendo a los pensadores de cada uno de los partidos en liza. A Felipe VI lo tienen aburrido, tiene la agenda congelada hasta que se resuelva definitivamente el asunto de la investidura o la convocatoria de unas nuevas elecciones para el 26 de junio: largo me lo fiáis. Sigo pensando que las capacidades y la resistencia, al final se agotan, hay reformas pendientes que posibilitarían un mayor dinamismo empresarial, más vidilla y dinamismo en la economía cotidiana, pero con esta situación de impasse, ni se crea más empleo ni se crean nuevas empresas o microempresas o incluso la inversión internacional se encuentra congelada en la nevera a la espera que los señores parlamentarios tengan a bien formar un gobierno de coalición o de concentración nacional que permitiera salir adelante, todos juntos por una sola idea : España.

Hay mucho ruido ahí afuera y tenemos la obligación de frenarlo y templarlo. Demostrar a nuestros socios en la eurozona y a los americanos que tenemos un gran país donde se puede crear más empleo, más empresas y ganar dinero todo el mundo. Hay que salir de este depresivo agujero que nos tiene acongojados y con el miedo metido en el cuerpo. Tenía razón Varufakis cuando decía que de nada sirve amontonar la deuda de los países de Europa, esa politica represiva financiera causa mucho daño a las economías europeas. Supone una sangría de millones de euros mensuales o trimestrales que salen para pagar solamente intereses a los banqueros de levita y chistera. Ahora el economista Thomas Piketty expone en la prensa internacional, la convocatoria urgente de una conferencia europea al estilo de Bretton Woods en el siglo pasado en New Hampshire en EEUU. Allí se debería plantear una reestructuración de la deuda soberana de todos los países: Grecia, España, Portugal, Irlanda, Italia, etc. Liberar lo que supere el 60% de los balances de deuda soberana. Los recursos ingentes que se podría destinar a recuperar y fortalecer el Estado de Bienestar de los ciudadanos europeos, cansados de tanto recortes y sacrificios en salarios y condiciones ínfimas para las pensiones de los jubilados del Sur de Europa. Y, por supuesto, fomentar y aumentar el presupuesto comunitario para la I+D+i, son necesarios también más recursos para las universidades, centros tecnológicos, pymes y microempresas para inculcar la innovación en todos los rincones de Europa.

Conocemos mediante la publicación por la OCDE de un informe en el que se argumenta que China, a pesar de no disfrutar del mejor momento económico, va a superar el presupuesto de los 28 países de la Unión Europea en concepto de inversión en desarrollo tecnológico, investigación e innovación. Es fácil criticar que es un gran país pero carece de libertades, sin embargo está en segundo lugar en el ranking mundial de naciones que más dinero gasta e invierte en su futuro empresarial. Y eso que es un modelo comunista, pero existen determinados hitos en la trayectoria de las naciones, que hacen necesario para el crecimiento económico y la salida de una depresión económica, que los lideres políticos tomen decisiones y se pongan al frente de la nave en esos difíciles momentos. Además se exige que tengan la sabiduría, el conocimiento y la altura de miras o incluso la visión de autentico lideres y estadistas que aglutinen y concilien todos los desencuentros con la finalidad de proponer un programa riguroso, sólido y cuyo fin sea exclusivamente salir de la depresión económica, de un estado de deflación permanente. Por eso en Europa necesitamos un autentico liderazgo político con capacidad para entender todas las sensibilidades ,dificultades y problemáticas generales de la Unión Europea, de manera que pudieran disponer de todos los avales necesarios para abanderar este urgente y necesario arranque hacia la cuarta revolución industrial que nos va a transformar a todos, ahí está la economía digital y la robótica en las industrias más diversas. Hay que reaccionar. Hay que salir de la pintura melancólica y costumbrista, nocturna de George La Tour actualmente en Museo del Prado, y contemplar también a nuestro admirado Joaquín Sorolla, su luz nos ha de iluminar y dar esplendor a la cultura y a la innovación, como el periodo de la Ilustración en el XVII. De lo contrario quedaremos fundidos en negro.

En esta ocasión recordamos a George Harrison, una versión en directo de uno de sus álbumes más reconocidos, All things must pass (1970). Recomiendo integra su escucha del contenido completo de la obra, sus tres LPs.

año del mono

2016: El año del Mono de Fuego

año del monoRetomamos la actividad laboral una vez celebradas las fiestas navideñas y la llegada de un nuevo año, asimismo apenas recordamos las elecciones del pasado 20-D. En este primer apunte del año es obligado decir algo sobre las expectativas políticas y económicas para los próximos meses, a lo sumo nos atrevemos a opinar sobre el futuro más inmediato, la incertidumbre lo acapara todo y no disponemos de bola de cristal ni tampoco capacidad visionaria de gurú instalado en la torre de marfil. Sencillamente emplearemos el sentido común y un poco del seny catalán.
Comienza el año y cualquier ciudadano se puede preguntar qué va a pasar con la política y con la economía. ¿Podemos permanecer tranquilos y confiados? ¿La coyuntura política económica nacional e internacional es estable en estos momentos? Evidentemente no predomina ni abunda la estabilidad, más bien se palpa cierta inquietud en los mercados bursátiles internacionales, arrancando en China y arrastrando a todas las bolsas mundiales, nuestro IBEX 35 incluido. El entorno político en España es, de todo menos tranquilo. Se han celebrado unas elecciones generales, el pueblo soberano ha demandado un cambio de política, pero los mismos protagonistas que tanto nos prometían, no son capaces de organizarse y formar un nuevo gobierno que inicie una etapa importante en el campo de las reformas económicas y sociales que necesita urgentemente nuestro país. La verdad es que no tenemos una cultura de pactos, nos cuesta despojarnos de nuestros egos y ceder todos un poco en beneficio de la mayoría deseosa de empezar una nueva era en la vida política cotidiana. Este acuerdo de todos permitiría continuar con la transformación social y económica que está demandando la sociedad española. Una vez más se cumple la inoperancia de los líderes políticos, una de sus obligaciones contraídas con los votantes es la de ser capaces de organizar la vida parlamentaria y anticiparse a las necesidades políticas y sociales que necesitan los ciudadanos en su más amplio espectro ideológico.

Si, por el contrario se demora esa urgencia en la formación de un nuevo gobierno,y toca volver a votar el próximo mes de marzo, volveríamos a experimentar un retroceso, no solo político sino también económico, al igual que nos veríamos afectados por un peligroso sentimiento de frustración ante la imposibilidad y el fracaso en la búsqueda de consenso entre las diferentes formaciones. No debemos continuar por ese complicado camino de fomentar las fobias entre las diferentes formaciones políticas. Esta encrucijada perjudica ya mismo la toma de decisiones económicas de los empresarios y agentes económicos tanto nacionales como internacionales. Ya he comenzado diciendo que la situación económica internacional no es del todo buena, existen todavía lagunas importantes en el proceso de crecimiento mundial, el estancamiento secular que pronosticó el economista Alvin Hansen en los años posteriores a la Gran Depresión del 29, y que en estos días nos recuerda otro gran economista americano Larry Summers en su blog publicado en el digital del Financial Times. Hay que cuidar muy mucho la sensibilidad de los mercados financieros en estos momentos, no despertar a la prima de riesgo de su feliz letargo en España. Pensemos que la tasa de ahorro de este país es muy baja, seguimos necesitando a la banca internacional para continuar financiando todas las reformas que precisa la reconstrucción de nuestra maltrecha sociedad, cada vez más desigual. Debemos cuidar también mucho la competitividad de las empresas españolas, sabemos que gracias a las exportaciones de bienes y servicios la balanza de pagos se encuentra más saneada. Por eso hay que continuar creciendo en ese aspecto, potenciar la creación de comercio, conquistar y consolidar nuevos mercados, esto implicará que se puedan crear más empresas y al final conseguir mejorar la creación de empleo, uno de los objetivos básicos de cualquier gobierno español para los próximos diez años. Ser una economía basada en el conocimiento, en la I+D, en la innovación. Educación y formación para todos los estamentos académicos y para todos los españoles. Esa es la base de volver a ser un país serio, responsable y culto. Capaz de tomar decisiones relevantes cuando sea necesario. Ser también capaces de votar libremente y quitar de la escena política y parlamentaria a aquellos que no lo estén haciendo bien.

El próximo 7 de febrero celebaraemos el año nuevo chino, esta vez representado como año del Mono de Fuego 2016, un año según el calendario chino, lleno de riesgos y retos. Un año en el que los proyectos propuestos y trazados social e individualmente sufrirán una suerte muy diversa, tendremos que trabajar duro para llevar a buen puerto lo que nos hayamos propuesto. Este Año del Mono nos viene pintiparado a nuestro país, tenemos grandes retos, un gran proyecto de país y un pueblo con muchas ganas de salir adelante y esquivar poco a poco los daños colaterales de ese dichoso estancamiento secular que nos está provocando tantos dolores de cabeza. Para terminar subrayamos la extrema necesidad de alcanzar un acuerdo político, sea mediante la conformación de una gran coalición (PP, PSOE y Ciudadanos) o bien cualquier otra razonable y sensata colaboración que permita dar estabilidad al país durante al menos dos años. No olvidemos que estamos siendo observados por nuestros socios, la Comisión Europea y desde luego por, el Fondo Monetario Internacional. Somos un país maduro, creo que todos sabemos lo que deseamos, y además tenemos a nuestro vecinos, los helenos, que al final han podido reconducir su difícil situación.

Quiero recordar en este primer artículo a dos artistas que han fallecido en esta primera semana del año. Se trata del pianista de jazz Paul Bley, nacido en Montreal, desarrollando su carrera musical en los EEUU, y el audaz e innovador músico y director de orquesta nacido en Francia, Pierre Boulez, conocido mundialmente por su peculiar forma de entender e interpretar la música.

El tiempo amarillo

el-tiempo-amarilloInfluenciado por una especie de melancolía otoñal, y a menos de treinta días para finalizar este año 2015, surgen en mi cerebro imágenes y reflexiones sobre el paso fugaz del tiempo. Recuerdo haber disfrutado buceando en la gozosa lectura de uno de los libros que más han marcado mi pensamiento acerca de las cosas de la vida cotidiana y de su carácter efímero, se trata como habrá adivinado por el título de este artículo, El Tiempo Amarillo, escrito por mi admirado Fernando Fernán-Gómez, que además han sido reeditadas hace bien poco. Es por esto que, se cierne sobre nosotros aquello que nos cantaba Miguel Hernández: “Algún día se pondrá el tiempo amarillo sobre mi fotografía”. También es verdad que el tiempo pasa y finalmente vamos a tener un mes navideño ciertamente movidito, este año Papá Noel ha querido que anticipemos nuestras compras y regalos y prestemos atención a toda la batería de mítines, tertulias, desfile de los líderes políticos en una especie de revisionado programa de “Mira quién baila”. Esto evitará debates tediosos y excesivamente monótonos. Dicho esto, nos ponemos serios y quisiera focalizar mis argumentos sobre un aspecto de la vida económica que ha de ser decisivo en la próxima legislatura, sea quien sea el ganador de las elecciones. En esta columna lo he argumentado con frecuencia, además lo vivo como una obsesión personal, pues considero que la recuperación económica a corto y medio plazo va a depender de la apuesta que se realice por dotar presupuestariamente a la inversión en I+D+i. Antes de especificar los puntos fuertes, -en un próximo artículo les hablaré de los puntos débiles, que los hay- de esta acción de política económica básica, pero fundamental para el desarrollo económico futuro de España, quiero dejar constancia del ingente esfuerzo económico e intelectual que viene ejerciendo un colectivo de investigadores pertenecientes a la Universidad de Alicante. Hace un par de semanas y con motivo de la celebración de la “Semana de la Ciencia”, tuve la oportunidad de asistir a una conferencia impartida por el Dr. Nicolás Cuenca Navarro, del Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la universidad mencionada, y que junto a su equipo de investigadores, todos ellos jóvenes muy capacitados, vienen realizando una tarea encomiable, entre otras, en el mundo de la Neurogénesis de la retina y trasplantes celulares. Hablo de esta emocionante conferencia porque el disertador, demostrando unas excelentes dotes de comunicador, nos explicó que la investigación por sí misma no se puede dar, son necesarios, evidentemente, fondos económicos para financiar los proyectos en los que están inmersos. Proyectos que van a en la dirección de preveer el avance de algunas patologías oculares degenerativas, buscando calidad de vida en los pacientes y así evitar un mayor coste para las arcas del Estado. Al final, decía el Dr. Cuenca, nos convertimos en economistas, buscadores de subvenciones, agentes comerciales, etc. Impidiendo esta necesidad de dinero, la demora e incluso paralización de proyectos ya en marcha. Afortunadamente, han conseguido apoyos de Europa, fundaciones y empresas farmacéuticas. Concluía recordando que es de vital importancia continuar este proceso de I+D, sobre todo para preveer nuevas enfermedades y la consecución de patentes que les permita un mejor acceso a las fuentes de financiación. Sin descuidar otro aspecto relevante, la transferencia de tecnología hacia las empresas españolas e internacionales.

En esta ocasión solo quería lanzar un mensaje a nuestros políticos claro y conciso: no se olviden e insistan en la necesidad de apoyar a todos los colectivos dedicados a la investigación, la ciencia y la tecnología. El factor I+D junto con la i pequeña de la innovación es una herramienta muy poderosa para la reindustrialización de las zonas más deprimidas actualmente en España. Impulsar la economía del conocimiento- y no solamente ha de producirse en sectores intensivos en tecnología sino también en aquellos sectores tradicionales y manufactureros de los que somos un país muy especializado y grandes exportadores, ahí están el sector calzado y de la moda- ha de convertirse en el objetivo estratégico para 2030. Alcanzar ese 3% del PIB para ser país muy innovador. Es obvio argumentar que estas inversiones no solamente sirven para mejorar nuestra competitividad sino que el fin último de estas políticas es la creación de empleo muy diverso. En conclusión, la recuperación del prestigio de la I+D ha de ser un fenómeno imperativo para garantizar un futuro económico menos dependiente de los azotes y vaivenes cíclicos cada vez más frecuentes, más severos con las PYMES y el empleo.

Cambiamos de tercio y mencionamos muy brevemente algunos de los asuntos más relacionados con la ortodoxia del comportamiento económico de las familias y de las empresas. Por un lado, tenemos el apoyo incondicional de Mario Draghi y el BCE en cuanto a garantizar la estabilidad monetaria en la eurozona, mantener la política de compra de activos mensual y confirmando que hará todo lo que tenga que hacer para fortalecer la confianza de los inversores internacionales en Europa. Otra cosa es la coordinación con la Reserva Federal de los EEUU en cuanto a una posible subida de los tipos de interés y su repercusión con respecto al euro. Comentaré también la evidente mejoría en el consumo privado, que hoy constituye el principal motor de la fase de recuperación económica en la que se halla inmersa el área del euro desde 2013. Nos acordamos, por ello, de la función de consumo estudiada por Friedman aportando una novedad en sus investigaciones, la utilización de la renta permanente para valorar y conocer el valor actual de las rentas futuras esperadas. Este avance científico hizo que hoy conozcamos mejor las causas de ciertos fenómenos económicos, como el consumo y la inversión.

Concluyo sugiriéndoles una recomendable visita al Museo del Prado para contemplar las pinturas y retratos del francés Dominique Ingres (1780-1867), un placer para los sentidos. Asimismo dos libros muy interesantes, todo lo publicado por el neurocirujano anglo-norteamericano Oliver Sacks, pero sobre todo sus memorias publicadas ahora mismo, En movimiento.Una vida. Y nuestro economista y periodista Joaquín Estefanía ha publicado un genial ensayo sobre Keynes y una de sus obras más divulgadas: Las posibilidades económicas de nuestros nietos. Una lectura de Keynes. Que disfruten de la previsible bailona campaña electoral.

He pensado en un artista y poeta muy nuestro. Una persona que nunca cesó en su actividad investigadora de nuevos cantes, de nuevas adaptaciones de los grandes hombres de la cultura española. Además conmemoramos el aniversario de su fallecimiento, estoy hablando del enorme Enrique Morente. También me ha parecido conveniente traer este video en el que le acompañan su hija, era una persona muy familiar y adoraba a sus hijos : Estrella,Soleá y Enrique jr.

marte

La economía del espacio

marteA veces se puede pensar que la economía se encuentra limitada a todo aquello que acontece en el seno del planeta Tierra. Desde la noche de los tiempos, la economía estudia la cada vez más compleja relación existente entre los seres humanos con respecto a la optima administración de los recursos escasos que tenemos en nuestro planeta. Las necesidades son ilimitadas pero los recursos son finitos. De ahí que siglo tras siglo se viene debatiendo sobre la racionalidad del homo economicus a la hora de consumir los bienes que cada civilización ha dejado a la siguiente. A estas alturas del siglo XXI, el hombre ya empieza a tomar conciencia de la limitación de los recursos naturales y de la conservación de los bosques, de la fauna y de la flora que disfrutamos bajo la faz de la Tierra. De hecho, hay convocada una importante una macroreunión de representantes de la mayoría de países del mundo, el próximo 15 de diciembre en París, la denominada Cumbre sobre el Cambio Climático, para tratar de acordar de una vez soluciones que permitan frenar el expolio y aniquilación de esos recursos naturales que los humanos occidentales y más industrializados estamos dilapidando y agotando. Este consumo irracional de energía hace que hayamos creado un sistema medioambiental realmente insostenible. De modo que tenemos dos fugas muy complicadas de resolver: la contaminación de gases concentrados en las grandes ciudades y el agotamiento de recursos naturales que colapsarán el desarrollo anárquico que se viene acumulando desde al menos los dos últimos siglos, pero sobre todo durante el siglo XX. Últimamente son los propios científicos más mediáticos quienes están involucrados seriamente en el proceso de concienciación y alerta hacia los gobiernos menos preocupados por la sostenibilidad de sus industrias y empresas: Estados Unidos, China, Europa, etc.

Es el propio físico y científico Stephen Hawking quien nos advierte y propone la necesidad en un tiempo no muy lejano de viajar y asentarnos en otros lugares notarios todavía por descubrir. Nos augura a las generaciones venideras grandes problemas para poder vivir con garantías mínimas de supervivencia en este devastado planeta. Como no podía ser de otra manera, los países más avanzados vienen desarrollando grandes y costosos programas de inversiones en el sector aeroespacial. Existe, por lo tanto, lo que llamamos una economía del espacio. La ciencia no solamente investiga los tradicionales asuntos relacionados con la medicina, las enfermedades complejas que no se acaba de conocer sus orígenes y sus causas, si no que también se trabaja y mucho el mundo de la investigación planetaria. En torno a este sector económico se destinan grandes cantidades de recursos públicos y privados para avanzar en el estudio del espacio, de las orbitas siderales, en la formación y preparación de futuros astronautas, en la investigación de materiales para la construcción de naves espaciales y el mantenimiento optimo de las estaciones internacionales que ya están funcionando en el espacio. Otro tema muy interesante es el relacionado con la comunicación vía satélite, ese gran avance que damos por hecho y tan natural, pero no nos imaginamos que es todo fruto de la dedicación a potenciar las inversiones públicas en I+D+i. Es evidente que el sector espacial es intensivo en I+D y las inversiones en el mismo tienen largos plazos de retorno económico, por lo que la financiación de muchas de su actividades depende de las administraciones publicas.Dicho esto, es obvio señalar que se trata de un sector muy relevante en la sociedad post industrial, genera puestos de trabajo, sobre todo, personal altamente cualificado y es absolutamente necesario para el desarrollo de las tecnologías de la comunicación. De momento estaremos al tanto de los avances que se difundan desde la sede de la NASA en Estados Unidos e incluso de la más cercana Agencia Espacial Europea, de la que España forma parte activa colaborando en diversos programas con otros países miembros. De momento, tenemos dos aspectos, recrearnos con la reciente y muy recomendable cinematografía de naturaleza espacial, citamos una”trilogía”para iniciarse y disfrutar de las imágenes propuestas en: Gravity (2013) del mejicano Alfonso Cuarón, Interstellar (2014) dirigida por Christopher Nolan y Marte (The Martian) (2015) del norteamericano Ridley Scott.. Todas ellas, desde mi punto de vista perfectamente producidas, con un elenco de actores, no todos pero algunos de ellos si, en estado de gracia y un despliegue de tecnología espacial muy creíble, muy real. Nos sitúa perfectamente en el incierto mundo del espacio, donde también observamos la violencia de los impactos de la basura espacial y de los vientos solares, tanto en las naves espaciales como en las estaciones instaladas ya en alguna de las orbitas siderales. El otro aspecto que voy a mencionar es el de seguir con atención y escepticismo, esa guía de “servicios turísticos” o “turismo espacial” que se está organizando para iniciar muy pronto uno de esos viajes galácticos que ya he comentado. Tal y como se están poniendo las cosas por aquí, habrá que ir estudiando con interés la seguridad de los “ autobuses o taxis espaciales”. Creo con convicción que las reflexiones expuestas en esta plataforma sobre la Economía del Espacio, suscitará con el paso del tiempo un mayor interés por todos nosotros, los terrícolas, hartos de comer y beber productos y líquidos con un elevado riesgo de contaminación, por los enigmas del lado oscuro de la luna.

Completo este texto con uno de las bandas míticas de los setenta, Pink Floyd, liderado por Roger Waters y David Gilmour, una obra dedicada a uno de los fundadores de la banda, Syd Barrett, que padeció una grave enfermedad mental. Impidiéndole continuar grabando y componer como hacía usualmente. Presentamos el album completo “ The Dark Side of the Moon”( 1973). Es una obra maestra y sigue vigente en todos sus aspectos, tanto musicales como en su profunda esencia conceptual.

Angus Deaton: el Premio Nobel de la Felicidad

angus-deaton

Aunque sea muy brevemente me gustaría ofrecer unas pinceladas sobre el perfil académico y humano de este gran estudioso de la ciencia económica desde hace ya algún tiempo, dedicado muy activamente a la investigación y a la docencia llamado Angus Deaton. Nacido en Edimburgo en 1945, tiene por lo tanto 70 años. Se inició en el mundo académico dando clases en la Universidad de Cambridge hasta 1974 y, posteriormente en Bristol, Inglaterra. Poco después se trasladó a los EEUU donde impartiría clases en la Universidad de Princeton. En 2009 fue nombrado presidente de la American Economic Association, entidad de enorme prestigio entre el colectivo de los economistas norteamericanos, uno de los think tank más relevantes y de mucho peso dentro de la profesión, en su seno militan los economistas de mayor prestigio intelectual que ha tenido el academicismo americano, hablamos de Paul Samuelson, Milton Friedman, Kenneth Arrow, James Tobin y un largo etcétera de economistas muy conocidos a lo largo de la historia, famosos por sus aportaciones intelectuales a la teoría económica y al pensamiento económico.

Deaton lleva cuatro décadas estudiando tanto micro como macroeconomía. Sus interrelaciones y sus diferencias en los diversos análisis económicos que ha realizado en todo este tiempo. Fundamentalmente se le reconoce y admira por sus investigaciones y estudios sobre la pobreza económica en países concretos como India y algunos del continente africano), las razones del consumo, la desigualdad económica que provoca en el sistema capitalista unas diferencias salariales tan abismales en la pirámide de las retribuciones de una empresa o de algunos sectores determinados. Ha examinado también con minuciosidad las decisiones que impulsan a las familias a consumir. Es una de sus principales contribuciones a la economía de todos los días, su obra Sistema Casi Ideal de Demanda (AIDS), nos explica cómo deciden las familias qué clase y categoría de productos y servicios comprar con los ingresos que perciben mensualmente,cuanto consumen y cuanto ahorran. Aun hoy día, las administraciones públicas de muchos países utilizan dicha herramienta para poder conocer el impacto que produce en las rentas familiares un aumento de los impuestos, por ejemplo una reforma del IVA generalizada para todos los bienes de consumo.

En la actualidad, Angus Deaton se encuentra inmerso en el estudio de la felicidad entre los ciudadanos y consumidores. Es obvio, que después de unos años en los que Europa y los EEUU han estado aplicando severas políticas de austeridad y de consolidación fiscal, implicando estas medidas una insufrible practica de restricciones presupuestarias en sectores tan universales y necesarios como la educación y la sanidad, en su más amplio sentido. Al final, lo que han producido estas medidas es un deterioro grave y un estado permanente de insatisfacción e infelicidad entre los ciudadanos más desamparados por la crisis y, además, provoca un gran desanimo, sobre todo, en aquellas personas que han sido presa del desempleo y, como consecuencia más inmediata han tenido que enfrentarse al desahucio de sus viviendas por el impago de las hipotecas a los bancos respectivos.

A pesar de todo el despliegue de políticas inspiradas en la austeridad en el entorno de la eurozona , Angus Deaton siempre ha sido defensor de aplicar políticas expansivas de gasto publico, introducir políticas de estimulo basadas en el recetario keynesiano, con cautela y sentido común evidentemente. Este diagnostico ya lo explicó aquí en España cuando fue galardonado con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento 2011, por lo tanto, ya conocíamos la trayectoria y prestigio de este importante economista. Después de conocer un poco más y mejor la dedicación de Deaton al estudio de la pobreza, de los motivos de las familias para aumentar o disminuir el consumo, de sus estrategias para analizar el comportamiento racional de los consumidores, siempre haciendo equilibrios entre el ahorro y el consumo de bienes y servicios, sería muy útil y un lujo, que en uno de sus próximos trabajos empíricos fuese el estudio de la sociedad española después de la aplicación de las políticas de austeridad y su repercusión negativa en el consumo y en el gasto publico, en el bienestar, en una palabra, de todo un país. Ante las nuevas elecciones generales para el 20 de diciembre, sería un buen regalo de Navidad, conocer la noticia de la incorporación del laureado Premio Nobel al gobierno que salga de las urnas. Al menos que pudiera asesorar técnicamente con sus envidiable habilidad y sensibilidad de investigador social, la interpretación de la situación económica para el ejercicio 2016.

Evidentemente Angus Deaton tiene publicados varios libros y manuales de economía en los que explica con detalle el contenido y alcance de todas sus herramientas estadísticas y de análisis económico así como de sus investigaciones pasadas y recientes, tanto en solitario como en colaboración con otros economistas de su entorno académico en los Estados Unidos, en concreto con otro colega y laureado Nobel, Daniel Kahneman y también con Richard Stone. Su ultimo libro publicado se titula The Great Escape, en él narra con una brillante claridad y realismo la dimensión caleidoscópica del conjunto de sus reflexiones y pensamiento económico, siempre relacionado con su bagaje académico en el ámbito de la investigación de la desigualdad y la pobreza en el mundo. Para terminar esta nota cuasi biográfica de Deaton, confieso que me gustaría presenciar algún día, un encuentro entre Deaton y otro gran comunicador y estudioso de la desigualdad bajo el capitalismo, el economista francés, Thomas Piketty. Esto es lo que nos hace falta, que los grandes pensadores inculquen de conocimiento a nuestros políticos y se dediquen a gobernar y no a delinquir y fomentar la corrupción económica. La Ciencia Económica es otra cosa señores políticos.

Para ilustrar musicalmente esta reflexión sobre Angus Deaton, me ha parecido razonable contar con la voz y el mensaje del inconmensurable Van Morrison, Van the Man. Es una de sus canciones mas señaladas en su etapa americana, Bright side of the Road, perteneciente al álbum Into the Music (1979), mostrando un espíritu de alegría y libertad, nos viene también al pelo para celebrar su reciente cumpleaños, 70 tacos mondos y lirondos. Regresamos al pasado en un modelo DeLorean DMC similar al utilizado por Marty McFly y su querido compañero Doc.

E la nave va

nave

Como ciudadanos observamos que la economía al igual que la política no cesa en su capacidad de generar noticias y espectaculares titulares que acaparan toda nuestra atención y, con frecuencia, también cierta preocupación. El fugaz paso del tiempo hace que nuestras inquietudes oscilen a modo de horquilla psicológicas De repente una mañana los teletipos nos sorprenden con una noticia de gran impacto económico y social,-pondremos como ejemplo el reciente fraude Volkswagen– , durante los dos o tres días siguientes nos vuelven a regalar alguna noticia que refleje una leve mejoría en el crecimiento del paro en España o la confirmación de un aumento rotundo en la visita de turistas a nuestro país durante los meses de campaña turística , siendo el país que más crece de Europa en visitas turísticas. Y toda esta batería de noticias está muy bien, pero el consumidor de a pie observa impávido que su entorno económico no responde a tanto bombardeo mediático, informando de la buena noticia que supone airear por el gobierno de turno que estamos saliendo del túnel, que la recuperación está a la vuelta de la esquina, y cosas así. Esto lo que consigue es alimentar un clima social de desconfianza y desilusión en la gestión de los asuntos económicos por nuestros gobernantes locales, autonómicos y nacionales e incluso europeos.

La gente de la calle se pregunta: ¿estamos siendo gobernados por los mejores? ¿Saben realmente lo que se llevan entre manos? Pasan las legislaturas y no vemos avances claros en el bienestar social, ahora resulta que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentados recientemente en Bruselas, no son en absoluto coherentes con la realidad macroeconómica de los números en España. Todo ha sido un acelerado trámite, aprovechando la mayoría absoluta en el Congreso, para tener el Gobierno argumentos económicos razonables para abordar la próxima campaña electoral. Evidentemente ahora no podemos manipular ningún dato macro, estamos siendo supervisados de manera permanente, por la Comisión Europea y el FMI, los ojos del Big Brother orwelliano. Con este asunto del presupuesto parece que se nos ha visto el plumero, con seguridad el nuevo gobierno que salga de las elecciones del 20-D, sea del color que sea, se verá obligado a reajustar ampliamente. En ese momento, sufriremos un apretón de nuestro cada vez más frágil bienestar social; hablando claro, más ajustes y más consolidación fiscal. Nos han dejado respirar un poco durante este año 2014, pero el fuelle electoralista termina por liquidarse.

Esta es la forma de gobernar que se ha practicado en los últimos veinte años. Pan para hoy y hambre para mañana. No se han realizado reformas económicas de gran calado industrial. No se ha planteado nunca una reforma fiscal que corrigiera toda la desigualdad económica y social que se venía generando desde antes del crisis de 2007-2008. De modo que ahora somos un país que socialmente ha retrocedido cuarenta años. Y será muy complejo y difícil abordar los años venideros. Tarde o temprano algún gobierno con mayor energía y lucidez tendrá que actuar a modo de cirujano y meter a la economía española en el quirófano. No para construir un monstruo, un Dr. Jekyll y Mr. Hyde, no, nada de eso. Hablo de diseccionar el tejido economizo e industrial y acometer las grandes reformas que necesita este país del sur, reformas estructurales pero necesarias para ser competitivos y volver a crea empleo, y ocupar a los que han tenido que emigrar forzosamente. Así como entrar en el sector eléctrico y negociar de una vez, un acuerdo para tener un abanico de energías razonables y renovables para todos los ciudadanos. Claro que para este viaje, hay que cuestionar el modelo oligopolista en el que se mueven libremente estas empresas. Maximizando beneficios como única lógica de actuación en el mercado. A veces hay que preguntarse, como lo hacen Daren Acemoglu (profesor en el MIT) y James A. Robinson (Harvard) “por qué fracasan los países”. Ellos han estudiado muy bien los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza. A veces los dirigentes políticos no han estado a la altura de las circunstancias económicas. No siempre se ha escuchado con atención a los economistas, sus informes han sido guardados y archivados en un cajón arrojando las llaves al pozo profundo del cuento de Alicia en el País de las Maravillas. No eran políticamente correctos. Y esto ha ocurrido no solo en España. Empezando por los mismos EEUU, y ahí tenemos las memorias publicadas por el que fue Presidente de la Reserva Federal durante los años de la gran crisis financiera, Ben Bernanke. Por eso es tan sumamente trascendental que los pueblos, no caigan en la torpe miopía de no apreciar mejor la capacidad de los líderes que nos pretenden gobernar cada cuatro años. Deberíamos ser más exigentes y pulcros con los sujetos que se integran en la vida política de alta responsabilidad. Es urgente que los pueblos cambien su actitud y se esté más alerta en el seguimiento de sus conductas y de sus decisiones. De qué sirve tener tal despliegue de políticos, dos Cámaras legislativas si al final todo ese gasto no implica una legislación coherente con la realidad de todos los ciudadanos de un país. Es el riesgo que padece la democracia en el mundo occidental, los partidos no están siendo verdaderamente serios y juiciosos con sus ciudadanos y estamos poniendo en peligro muchas cosas que uno cree que son para siempre, que son intocables. Al final como nos alertó magistralmente el inolvidable genio italiano Federico Fellini, “Y la nave va “. Lo que esperamos es una restauración y regeneración democrática que nos evite un final trágico como el descrito en esta felliniana película de 1983, que tras crear una sociedad vacía de humanidad y excesivamente artificial, el barco se hunde irremisiblemente.

Aunque sea de manera telegráfica, recordar que el recientemente galardonado como Premio Nobel de Economía, el escocés de nacimiento y norteamericano de adopción, Angus Deaton, profesor en Princeton, USA, es un gran estudioso e investigador en el campo de las rentas familiares y del consumo en un modelo capitalista. Ha obtenido resultados muy útiles para el entendimiento del comportamiento económico de las personas y las familias. Analiza la desigualdad económica desde otra vertiente diferente a la que nos viene proponiendo el francés Thomas Piketty.

En esta ocasión contemplamos una de las escenas más destacable de esta satírica película y que refleja con precisión la sociedad que vivimos tan artificial y maniquea.