Chiringuitos, canciones del verano y Etta James

chiringuito-playaSiempre he dicho que la naturaleza es sabia. Y es cierto, gracias a que las propias dendritas neuronales se disparan en verano cuando este asoma por el mes de Junio. Parece que estén dispuestas a salir de fiesta y disfrutar de las vacaciones cuando se acerca el estío, lo que a mi punto de vista son las locomotoras de lo que hace sentir en el cuerpo cuando este se va acercando. Las que nos hacen mover el cuerpo allá donde vayamos. En chiringuitos rebosados de arena, humedad y calor, que cobran un “pastizal” por cada copa que bebamos o incluso por respirar el aire humedo cerca del litoral levantino.

Efectivamente, hablamos del verano. Lástima que se acabe.

Homenajearemos al verano pues: “Verano, tú que llegas e invades sensaciones veraniegas de rozes, sudores, calores, amores pasajeros, rolletes indispensables en pubs a altas horas de la madrugada, discotecas o incluso guateques ibicencos, así como vienes, así te vas, dejando buen sabor de boca con esas bebidas varias, entre ellos frescos y alimonados mojitos, haciéndonos bailar canciones moviditas y chispeantes”. Esa música que nos incita a bailar con esos ritmos al estilo de Jess Glynne con “Hold my hand” con una voz que envuelve, embriagando de sudor y talento bailarín sobre la imaginaria pista de baile, de arena o madera que retumba. O temas musicales veraniegos que pasarán a la historia siendo explotados desde el mes de Mayo, como Pit Bull, Julio Iglesias Junior, Deorro x Chris Brown, Madcon o Juan Magán.

Desde lo que mis dos soles han visto este verano, diré que no me gusta generalizar, pero me encuentro con muchos disjockeys que no tienen ni la mas remota idea de pinchar música para hacer disfrutar al público. Pocos, sinceramente, que a parte de no saber pinchar y mezclar, sus selecciones musicales dejan mucho que desear en discotecas y locales de ocio. Queridos disjockeys: no estamos en los años 90, ni siquiera en los 70. Parchís y la canción de “El tiburón” ya pasaron a la historia con su bombazo y está bien de vez en cuando para echar unas risas. Pero si un pinchadiscos no tiene ni idea de poner canciones para que la gente se mueva, que no lo haga por ciento veinte euros cada noche. Nadie es indispensable, y menos en este tema.

Claro está que debe haber de todo, pero si se está en una terraza sentado y consumiendo, platicando con gente, donde el ambiente pretende ser relajado y como no, para estar a gusto, porfavor, que se ponga buena música. Y si no tienen ni idea que busquen e indaguen, ya que algunos viven de esto por el dinero y no por hacer disfrutar al público de la música. Imaginaos si ya lo hacen por satisfacer a los demás y a parte ganar dinero con lo que a uno le apasiona. La bomba,¿no?

Quiero destacar que no todo tiene por qué ser música actual. ¿Os acordáis del anuncio de cola light dónde salía el típico albañil macizo con una canción sexy de fondo mientras se bebía un bote de refresco de dicha marca? Pues… la canción es lo que vale la pena y no precisamente el albañil.

Tuvieron buen gusto musical a la hora de promocionarlo. Estaría genial poder escuchar de vez en cuando este estilo ambiental, por que se trata de ambiente, y no de discoteca. Sí. Reconozco que a cada uno le gusta un estilo pero para estos casos, desde aquí quiero publicitar y promocionar que se pinche más a menudo este olvidado estilo musical que abarca desde los años 40 a los 70. Así es cuando si daría gusto despedir al verano, con o sin mojito, ya que recibiremos al acogedor otoño, con buenos momentos y buena musica que desde aquí os iré mostrando poco a poco.

Me despido con Etta James, y el gran anuncio que os cité anteriormente titulado “I just wanna make love to you”. Espero que despidais al verano, con buen sabor de boca, y recibais al otoño con sensacionales melodías. Desde aquí yo haré lo posible por que así sea.

2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Stansfield, es una de esas canciones, donde me refería en anteriores artículos defendiendo la buena música para saborearla de fondo, mientras que estás acompañado en una […]

  2. […] & blues, jazz y soul, con músicos de la talla de Muddy waters, Little Walter, Chuck Berry o Etta James. La historia de la música no hubiera sido la misma sin las geniales aportaciones de gente como […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *